Empleo y Desempleo

Viernes, 30 de septiembre de 2005

Finalmente! Ayer me sente a aprender CSS y a entender como funcionan los style sheets. Definitivamente una gran mejora a como hacía los websites cuando aprendí alrededor de 1995. El trabajo cada vez se hace más tedioso, pero no creo que sea tanto la labor que me toca hacer sino mi actitud hacia estar acá, tener que cumplir un horario, el estar a 2 meses para cumplir 1 año de trabajo. Mi máximo ha sido 11 meses, que fue lo que trabajé en Monteverde.

Ayer me salió un camaroncillo para hacer una página. Es decir, darle el mantenimiento en texto, subir información, cambiar algunas cosas y optimizarla. Estos momentos me hacen sentir que debería tener una computadora en casa, y conección a internet para trabajar, y alguna vez poder ganar dinero sin marcar tarjeta, levantarme temprano y trabajando en los momentos que me agarra la inspiración, a eso de las 3 o 4 de la mañana. Pero no la tengo, por lo que será irme a meter a un netcafé a trabajar con una taza de té al lado y contabilizando gastos a la hora de pasar la cuenta. Pedir facturas y presentarlas con un “time sheet”. Sin embargo, me da miedo el asunto de estar desempleado. Cuando uno no sabe de donde vendrá el próximo salario, cuando no hay con qué pagar el alquiler, la luz, el agua y el teléfono. Cuando ya he recortado muchos extras de mi vida, y no hay tanto campo de acción como para seguir eliminando. Me fijo en la lista de aplicaciones para este trabajo y me doy cuenta que hay mucha gente por ahí buscando empleo. Buscando mi empleo. No estamos en el tiempo para dejar algo botado por la promesa de alguna otra mejor oportunidad, o si?

El desempleo va moviéndose por olas, la gente persigue segundos y terceros trabajos. Como que no solo esta noción de nuevos trabajos está pasando por mi mente en este momento. Reviso la lista de prospectivos empleados en la empresa. De las más de 100 aplicaciones recibidas en línea, unas 20 traen Curriculum vitae adjunto. Otras simplemente la hoja de contactos. Inmediatamente se pasa por la lista y se vuela a todo aquel que no haya enviado la hoja de vida. Seguimos pasando la guadaña. Veo los Curriculums. Hojas que resumen la información que ya obtuvimos con la hoja de preguntas, y no nos brindan razones para contratarlos, para que los escojamos a ellos. Documentos mal escritos, con errores ortográficos, falta de formato o formato incorrecto. Información innecesaria y que no ayuda. Biólogos, enfermeras, estudiantes, arquitectos, uno que otro ingeniero de sistemas. Personas con estudios de secundaria, personas bachilleres y con maestrías. Ninguna hoja salta a la vista. No hay ninguno que se vea como un prospectivo empleado. No saben venderse. Colando más fino, voy página por página. Me fijo en la redacción. Problemas básicos de gramática y ortografía. Cómo esperan conseguir un trabajo como escritores si no se fijan en la redacción?

“I have really good grammer.”, “I like writing, cuz its fun and I do it at my job, like as a clerk in a sportsbook and it is ok but I wanna change.” , “I spek english and write good.”.

A cuántos de nosotros alguna vez nos enseñaron a buscar trabajo? Yo no me acuerdo de ninguna clase de cómo presentarse, ir a una entrevista, escribir un curriculum y una carta de presentación, y técnicas para encontrar empleo en el área de uno. Pero las empresas cada vez toman en consideración más aspectos. Con eso en mente, escribiré unos cuantos puntos sobre los CV desde el punto de vista del empleador:

  • Un archivo o curriculum muy grande no se abre ni se lee. Uno no quiere un tratado, quiere un resumen de características útiles.
  • Un curriculum con errores denota falta de atención y eso podría indicar que la persona no va a ser cuidadosa en sus labores.
  • Poner la foto o la edad: mal hecho, hay que dejar que la experiencia o habilidades hablen solas. No todo empleador es imparcial ni emplea por igualdad de oportunidades.
  • Venderse! Ud tiene habilidades, explótelas. Presidente de asociación estudiantil? Inclúyalo. Un premio por escribir poemas? Inclúyalo. Voluntariado con su iglesia o dirección de grupos infantiles en campamentos? También.
  • Trate de poner actividades relacionadas. Por más que haya ganado un diploma de participación en manualidades de foamy o tocando la gaita, no lo ponga como experiencia para un bufete o compañía constructora. Si gusta, o le parece que ese curso de foamy le ayudó en aprender bases de construcción o que el hecho de tocar gaita prueba que aprende rápidamente y es su manera de comprobar que es ideal para el empleo, entonces incluyalo en su carta de presentación, no en el curriculum.
  • No adjunte diplomas. Si gusta, llévelos a la entrevista.

Continuará…

Neteando

Viernes, 30 de septiembre de 2005

Ya que ayer no escribí, les pongo unos enlaces divertidos para que se entretengan mientras tanto. Todos sacados de www.ananova.com

Exhibición de Homo Sapiens en Zoológico de Londres

Cargador de Celular con energía de Hamster

Kickboxing Dog

En el pueblo de Fucking

Teclado LED

Cerveza 25%

Para el que lo tiene todo

El carro más ahorrativo del mundo

Letras Prohibidas

Miércoles, 28 de septiembre de 2005

Mi pasión es la lectura. Me encanta, fascina y me hace feliz. Los libros me han llevado a lugares inimaginados, y me han enseñado incontables lecciones. He aprendido sobre la vida en el medioevo y la construcción de catedrales en Los Pilares de la Tierra de Ken Follet, de sexualidad, de poesía con Shell Silverstein, de la trata de esclavos, de la vida en las colonias, del holocausto, de fantasía, de misterios y cómo resolverlos y simplemente me he sumergido en mundos lejanos y maravillosos con una muy buena historia. En algún lado leí una frase que explicaba que los libros teóricos enseñan de ciencias, números e historia, la literatura enseña de la vida. No comprendo como hay gente con tanto temor al nuevo conocimiento que pueda objetar libros porque no son “sanos”. No solo para no leerlos ellos, sino para que se prohiban completamente. La insana manía de querer decidir por todos los demás.

Gracias al blog de Sneaksleep aprendí que esta es la semana de los libros prohibidos. Quien quiera leer más sobre la prohibición de la literatura, puede clickear acá.

Viendo la lista de los 100 libros mas problemáticos entre 1990 y 1999 en USA me di cuenta que hay muchos de esos que yo si tuve la oportunidad de leer, algunos en mi colegio en Perú, otros acá en Costa Rica. Algunos inclusive fueron recomendados por profesores: no quiero imaginarme que hubiera pasado si se hubiera prohibido aquellos libros objetados y nunca hubiera podido poner mis manos sobre sus pastas ni adentrarme en sus páginas. Pobres aquellos jóvenes, niños y adultos que no fueron capaces de leer por miedo, mojigatería, pudor o falta de acceso. De hecho, de los 100 libros en la lista, recuerdo perfectamente haber leido 41 de ellos, y hay otros que puede que los haya leído y no me acuerde. Esta otra página contiene enlaces a textos alguna vez prohibidos que se pueden encontrar en línea. No todos son de mi gusto, hay algunos que no los considero ni siquiera buenos, pero sin embargo tuve la opción de leerlos y hacerme mi propia opinión.

Así que del 24 de setiembre al 1 de octubre del 2005 es la semana del libro prohibido. A quien quiera leer un texto alegórico, les recomiendo Fahrenheit 451 de Ray Bradbury y a la larga, leerse cualquier libro en el que puedan poner sus manos.

Insólito

Martes, 27 de septiembre de 2005

Alguna vez ha estado estreñido y se ha dado cuenta que no tiene NADA para leer? Tiene que ir a hacer fila al seguro desde la madrugada y no sabe cómo mantenerse despierto? Es un domingo en el que está solo y sin familia, con solo 2 euros en la bolsa y nada que hacer?

La solución es simple! Dispensadores automáticos de libros, abiertos las 24 horas! No más hacer fila, leer periódicos de mala calidad en el baño, o tener que conversar con la abuelita que se sienta a la par suya en el metro. Salga de aventura, conozca nuevas personas y viaje alrededor del mundo desde la comodidad de su banca en el parque. O en el baño de su casa, como quiera.

Lunes, 26 de septiembre de 2005

Madrugada del Domingo en una fiesta en San Pedro.

Yo: Y a qué fuiste a trabajar en Bolivia?

Él: Fui con un programa de la ONU para el desarrollo, como consultor… (información sobre trabajo)… también he estado trabajando con comunidades indígenas en Venezuela, Colombia y Perú. (continúa conversación sobre trabajo, desarrollo, esfuerzos “grass roots” de desarrollo, voluntariado, pros y contras de programas de desarrollo, necesidad de dinero vs. mano de obra, BID y la eliminación de presupuestos para dedicarlos a la guerra, etc.) Y vos en qué trabajás?

Yo: Trabajo escribiendo para una página, y antes trabajaba para una ONG centrada en desarrollo comunal y juvenil.

Él: y qué estudiaste?

Yo: (con cara de no sé por qué debería importar) Artes Dramáticas en la UCR.

Él: Ah, que interesante… teatro.

EFX Sonido: viento atravesando una gran planicie y grillos.

Porque todavía existe gente a la que le importa en qué y dónde sacó uno el cartoncito.

Ortografia praktika

Viernes, 23 de septiembre de 2005

El graciosísimo y venerado periodista Daniel Samper Pizano, autor de la espectacular obra “Aspectos Sicológicos del Calzoncillo”, escribió un no tan reciente artículo titulado Reformas Ortográficas que me hizo meditar sobre la importancia de la correcta ortografía.

Qué es lo que me causa esa incomodidad cuando no tengo un teclado en español o cuando uso una computadora ajena de esas que no le puedo tocar nada porque sus dueños se paralizan de la ira? Por qué paso rato buscando las tildes y mayúsculas a punta de Alt + numerito? Por qué cuando paso frente a los templos esos cristianos de “Oración Fuerte al Espíritu Santo” se me eriza la piel y empiezo a soltar bilis al leer los “testimonios de fe de los crellentes”? Por qué me reía a carcajadas con “Eats, Shoots and Leaves” esta semana pasada?

Creo que me gusta la ortografía. Me da la misma sensación de “coshita linda” que me da ver al gato más feo de una camada, o a aquel árbol de navidad que está tan feo que nadie lo va a querer y playadita que se sienta que nadie lo quiere. Qué maravillosa la idea de unas reglas estructuradas de cómo escribir para no confundirnos entre la papa y el papa y el papá, para saber si paso o pasó o si al hablar de cazar o casar se refieren a diferentes tipos de presa. Muchas veces fallo. Me da pereza, me descuido. Tengo muchas malas mañas: como la de no poner el signo de pregunta al inicio de una oración, al mejor estilo gringo, de acentuar mal ciertas palabras y escribir mal otras,y de escribir en jeroglíficos estilo internet: “D q c trata eso?”. Sin embargo, me gustaría enfocarme en la ortografía como lo haría con la costumbre de andar bien vestido. Una meta deseable para uno y los demás. Después de todo, quién no quisiera estar muy bien presentado en todo momento? Para muchos es señal de buena crianza y educación! Claro que hay que admitir que a veces es delicioso relajarse y andar en camiseta estirada y pantalón bombacho.

El retorno en haikus.

Viernes, 23 de septiembre de 2005

oh! ya regresé
Mis maletas llegaron
Soy feliz.

Me sirvo café.
Como un chocolate.
Respiro.

Monotonía
Siempre la misma cosa,
Trabajo.

Fin de semana
Organizar mi casa
Descansar.

Una mañana

Miércoles, 21 de septiembre de 2005

Salgo silenciosamente del baño y me visto. Una enagua rosada, blusa negra y sandalias bajas de tacón. Me pongo un pañuelo brillante alrededor del cuello y antes de salir del apartamento le doy una mirada final a mi apariencia en el espejo del corredor. Bajo las crujientes escaleras de madera, el sonido de mis tacones resonando por el rellano y abro las dos pesadas puertas que unen el edificio con el mundo exterior. El sol brillante me encandila unos momentos mientras mis anteojos se adaptan a la fuerte luz, oscureciéndose un tono o dos. Entre los 50 metros que me separan de la estación del metro, veo una vitrina o dos, personas caminan a sus trabajos y una muchacha pasa en bicicleta. Me extraña su apariencia, va en contra de lo que he escuchado anteriormente de las mujeres en Paris. Esta vestida con una blusa tejida blanca y pantalones elásticos a la rodilla en un tono gris. Viste zapatillas blancas, pero no es turista! Los carros pasan entre ella y yo, y observo como amarra su bicicleta a la baranda de la entrada del metro. Cambia el semáforo y cruzo, acercándome a ella.

Pido un periódico al pregón frente al metro y entonces se resuelve mi interrogante. La ciclista abre el bolso que tiene en la canasta de la bicicleta y saca una enagua café voluminosa que se pone sobre su licra. Se quita las tenis y las cambia por unas sandalias de amarrar con tiritas que también extrae de la cartera. El cabello lo sacude y con un movimiento complicado pero aparentemente cotidiano para ella se hace un moño en la nuca, lo ajusta con 2 o 3 ganchitos y con estilo y clase tira su cartera sobre el hombro y campante se dirige a la panadería. Minutos después sale con un humeante cafe creme y una pieza de repostería en una bolsa. Baja las escaleras al metro con una última mirada a su bicicleta y la plena confianza que ahí seguirá cuando regrese a su casa en la noche.

Entonces soy yo la que me dirijo para la patisserie por los croissants y el pain au chocolat para el desayuno de hoy,

planes

Miércoles, 21 de septiembre de 2005

No basta tener todo organizado para que el destino le juegue sucio a uno. Sigo en DC. Gracias a Rita, un desperfecto en el avion y la perdida de mis conecciones voy a tener que viajar manana en vez de hoy. Claro. De esto me entero en el aeropuerto, en la puerta de abordaje. No hubo tiempo de sacar mi maleta antes que saliera el vuelo atrasado asi que toda mi ropa y posesiones viajeras van rumbo a Costa Rica sin mi. Y se supone que van a estar en el aeropuerto cuando llegue. En realidad esto ejercita mucho mi positivismo. Casi que me he resignado a que mi maleta va a desaparecer. Mucho desorden en el aeropuerto, no me dieron boleta del equipaje, me dieron un numero por el telefono, no se en que vuelo va mi maleta, ni idea en que vuelo va a llegar, se supone que va a estar en Costa Rica antes que yo. Ahora… va en un maletin metido en una bolsa negra, con la etiqueta pegada a la bolsa. Ya lo veo venir. Se va a despegar la etiqueta y va a desaparecer mi maletin en el limbo a donde va a parar el equipaje que nunca es reclamado.

Mi hermana ya deberia estar llegando a Costa Rica. Le espera la sorpresa de saber que esta noche podra celebrar su velada romantica en la casa sin hermanas molestas estorbando. Claro, la hermana molesta es la que estaba cargando el maletin con los cosmeticos, cremas y perfumes. Y maldita sea, le hubiera hecho caso a mi madre que insistia que uno siempre cargara ropa extra en el maletin de mano… Claro, que como iba para mi casa, donde tengo ropa, no lo crei necesario. Ahora mi mama se daria el gusto de decirme: Se lo dije.

Nada mas espero que llegue mi maleta. Aunque ya me hice a la idea que es muy probable que no suceda. A pesar que el optimismo ayuda, en este momento creo que lo inteligente es suponer que no lo voy a volver a ver, y asi quedar placenteramente sorprendida si esta esperandome en el aeropuerto.

Despues de todo, hay peores cosas que perder una maleta.

Equipaje

Martes, 20 de septiembre de 2005

Si empacar bien una maleta es un arte, el viajar con mochila debe ser una expresión de arte postmoderno. En las maletas de antes, uno tenía una superficie plana y rígida en la que yacía las camisas, pantalones y demás aditamentos del viajero de tal manera que no se arrugaran. Había recomendaciones para envolver las blusas con papel de seda para evitar que se mancharan, poner los zapatos en sus bolsitos especiales con lanolina para brillarlos y mantener el cuero en perfecto estado y utilizar la barrita para poner los pantalones sin que se les hicieran muchas arrugas.

Una mochila? Meta todo a como pueda con tal que ocupe el menor espacio y las capas exteriores protejan cualquier cosita quebrable que haya en el interior. Dese por vencido con las arrugas y cargue una planchita viajera, o aprenda a viajar con ropa que no se vea tan mal arrugada o se planche facilmente con el calor del cuerpo. Que hacer rollitos con la ropa… que empacar por niveles, que utilizar la técnica del armario, que utilizar las medias para rellenar zapatos, esquinas y ángulos del maletín, que las cosas livianas van abajo y las pesadas arriba, que las pesadas van contra el cuerpo y las livianas hacia el exterior. Mi técnica? Meter lo esencial y usar la ropa sucia como el equivalente viajero de los packing peanuts. Calzones, bufandas, brassieres, camisetas, pantalones… todo va metido en esquinas. Lo que me toca es rogar que no sea el agente guapo de aduanas al que le toque rebuscar entre mis medias cochinas. Si es la señora amargada, pues me da igual.

Equipaje de mano? Averiguar el máximo tamaño permitido y llenarlo con las cremas, cosméticos, lociones y champú. Cualquier botella que vaya en la maleta explotará y llenará todo de pasta blanca… mejor prevenir. Zapatos cómodos, cartera con pasaporte listo, y esperar que no haya límite de peso para el equipaje.

Tengo en mis genes esa manía de cargar tiliches. Conzco gente que para la playa una semana empacan una de esas bolsitas para cargar los tacos d fut. 2 bikinis, un vestido, un short, el cepillo de dientes, jabón y una peinilla. 2 pares d calzones 1 brassiere 1 camisa y listo. Yo? viajo hasta con botiquín de primeros auxilios. Tengo varios libros, porque no sé si me cansaré de uno, y mejor tener opciones. Llevo mi diario, ropa elegante para paris, muchos pares de zapatos, cosméticos, y decenas de bufandas y pañoletas. Creo que hay algunas prendas que con costos usé una sola vez. Otras que ni las miré. Sin embargo no puedo evitar empacarlas porque tengo la certeza que de no haberlas llevado se me hubieran presentado mil y una oportunidades para lamentarme de su ausencia. Mañana salimos de casa a las 4am. El vuelo de mi hermana sale a las 650 y el mío a las 8:15, pero llegamos a San José con apenas 15 minutos de diferencia. Mañana se termina este hiato en mi vida y pasado mañana regreso al laburo. A ver a los compañeros de trabajo, a la rutina diaria y al despertarme a las 5am. A los cafés con amigos, las reuniones de tomar vinito y comer queso, las caminatas por el boulevard central. A los buses ineficientes, un tren que ojalá y esté funcionando y ganas de seguir para adelante. A mis gatos, la subida de 3 pisos para llegar a mi casa, y el típico desorden con las comidas por falta de tiempo y organización.

Mi vida para muchos podrá ser como mis maletas, llena de cosas necesarias y otras superfluas. Pero todo tiene su razón de ser y justificación para estar ahí, y aunque sean cosas que a la larga no me serán de provecho, si no estuvieran sé que me harían falta.

RSS