Salidas

LANA

Domingo, 5 de mayo de 2013

El viernes en la tarde, una amiga me mandó un msg por gmail, preguntándome si quería lana gratis. Respondí que definitivamente sí. Entonces madrugamos el sábado y fuimos al sótano de una de sus amigas, donde había encontrado unas cajas de lana que dejó una mujer aficionada a las artes manuales después de su muerte hace unos meses.  Salí con 3 libros (1 de patronaje, 1 de costura y 1 de patrones de tejido) una bolsa cargada de telas que todas combinan lindas para un quilt y con múltiples madejas de lana Manos del Uruguay “vintage”, todavía etiquetada y sin ovillar.  De camino nos topamos una venta de garaje, y entre las cosas encontré un sweater de cachemira a 3 dólares en un color precioso que pensé que podría canibalizar para sacarle la lana. La sorpresa fue al llegar a casa y darme cuenta que no sólo me sirve el sweater, sino que se me ve genial y se siente todavía mejor, suavecito y fantástico. Así que gané un sweater, pero perdí metros y metros de lana. Afortunadamente, el plan de domingo era ir al festival de lanas y ovejas de Maryland.

Mi amiga y el novio pasaron por nosotros, recogimos a otra chica y agarramos ruta. Una hora después llegamos al campo ferial, y de una vez fuimos a poner las mantitas a la par de la música en vivo e hicimos nuestro picnic: salsa de tomatillos, ensalada de lentejas con uvas, ensalada capresse, y de postre unas fresas enormes que rellenamos con chispas de chocolate que fueron el éxito.  Luego ya fuimos a recorrer las tiendas y toldos y yo fui en busca de un ovillo de lana particular.

Obviamente me topé un par de ovillos de lana para encaje que estaban muy baratas en otros colores, y las eché al saco, y después encontré el color q estaba buscando en el grosor que requería y listo, a ir a ver ovejitas y a comerme un helado.  Me hubiera gustado estar más tiempo, tal vez ir los dos días en vez de uno y sacar el rato para ver las demostraciones de perros ovejeros, pero como llegamos tarde, no teníamos tiempo de hacerlo todo.

Les quedo debiendo las fotos. Tomé una única foto, de una oveja, pero prefería disfrutar el día y no estar tomando fotos, que a veces causan que en vez de acordarme de una experiencia, me acuerdo de las fotos y no del total. Pero creanme que es una locura de colores y texturas y lana en bruto sin lavar y lana teñida sin hilvanar y lana ya procesada y pasada por la rueca y ruecas y agujas y todo lo que uno pudiera querer. Fantástico. El flaco nos acompañó, y fue un campeón. Era obvio que todo el asunto era mortalmente aburrido para él, pero nos acompañó con ánimo y gusto. Le debo una ida a un Blizzconf o a algún otro evento geek de los que no entenderé nada. Y llevaré mis lanas y agujas.

 

Espeleología

Jueves, 24 de febrero de 2011

La espeleología (del griego σπηλαιου spelaion que significa cueva-logía, tratado), es unaciencia cuyo objeto es la exploración y estudio de las cavidades subterráneas.-Wikipedia

Puede que no parezca, pero me encantan las expediciones aventureras. Ir a embarrarme, a arrastrarme por el pantano, a ensuciarme es algo que disfruto, pero no hago lo suficiente. Hace un mes decidí cambiar eso al matricularme en un curso de espeleología con un instituto acá en Costa Rica.

Todo fue porque un amigo publicó en su muro de facebook la información sobre el curso. Lo ví, me llamó la atención, hice click, me enteré del curso y me animé. Le dije a mi hermana y a los días ya estábamos inscritas.  Este fin de semana será nuestra primera gira, iremos a la zona sur del país por Ciudad Neilly y ahí entraremos a la caverna Corredores.

Para preparnos hemos estado en lecciones sobre la geología de la zona, la formación de las cavernas, medidas de seguridad, técnicas de descenso y ascenso en una sola cuerda, información sobre flora y fauna de las cavernas, también hemos estudiado mapas (cartografía) y uso de GPS, cómo tomar fotos en las cavernas y hoy veremos la parte de cómo mapear cuevas.

Estoy encantada. Acá en la sala ya está lista la carpa, el colchón inflable, las bolsas de dormir y la comida. Ya fuimos a la ropa americana (ropa de 2da) a comprar prendas desbaratables y ensuciables para arrastrarnos en el fango guanoso de la caverna; tengo una mochila escolar para echar la merienda, casco y agua; hoy estuve estrenando mis botas de hule con las que iré a caminar.  En la noche empacaré mi maletín para tenerlo listo para la salida mañana a las 5pm, porque me toca hacer mil y un mandados antes de eso.  Hasta tengo un moleskine nuevecito cuadriculado listo para destinarlo a libreta de expedición.

Lo que les quedaré debiendo son fotos: La última vez que llevé mi cámara a una caverna, salí con una cámara mojada e inservible y perdí todas las fotos que había hecho.  Además, sin trípode ni modo “bulb” no creo que valga la pena. Más bien iré dispuesta a tomar fotos mentales y a guardar bien todo en la memoria.

¡No me aguanto las ganas de ya estar allá!

Caminata por el cáncer

Martes, 26 de octubre de 2010

El domingo salí con mis compañeros de yoga a la caminata AVON aprendo por mi vida. Resulta que AVON, marca de productos por catálogo hace estas caminatas en varios países, y le tocó el turno a Costa Rica.  A las 7:30 nos citamos frente al Teatro Nacional y de ahí salimos con nuestras camisetas rosadas no oficiales.  Vi mucha gente caminando por la avenida central con sus camisetas de la caminata, un montón de gente de rosado, de todas las edades.  La camiseta oficial costaba 3500 para la carrera y 2500 para la caminata, pero nosotros no nos organizamos a tiempo y nada más llevamos lo que teníamos.

Rosadito

Del Teatro Nacional bajamos caminando hasta el Centro Colón, y nos tocó capearnos a todos los chicos de las bandas de Colegio que estaban en el final del bulevar de la Avenida Central ensayando y formándose para tocar después de la carrera. Paseo Colón estaba dividido en 2, y no sabíamos muy bien por cuál lado caminar, porque parecía que a ambos lados igual seguían circulando vehículos.  Mucha gente caminaba como salmón rosado en contra de la corriente para llegar a la salida de la carrera.  Para cuando llegamos al Centro Colón ya había arrancado la carrera y justo que llegamos arrancó la caminata y nos devolvimos por la ruta oficial.

Me resultó impresionante ver tanta gente caminando por una causa, haciendo deporte con amigos y familia y no pude evitar que se me salieran unas lagrimitas cuando veía pasar a la gente que estaba en la carrera, eso siempre me conmueve.  Varios  señores que corrieron los 10 KM de la carrera empujando a sus hijos infantes en cochecitos, y una señora mayor que también hizo la carrera empujando a otra señora en silla de ruedas. Los deportistas en silla de ruedas quienes a lo último andaban pidiendo pase a los corredores mientras bajaban a toda velocidad por la CCSS, y me imagino que tenían que esforzarse todavía más para frenar y no atropellar a nadie.  Una señora caminando con un rótulo en la camiseta que decía: Camino porque sobreviví.

Mancha Rosada y la Meta

A las 9 ya habíamos terminado y estábamos desayunando y conversando en el Quiznos de la Avenida Central, como mucha otra gente de rosado, después de eso algunos de nosotros nos subimos caminando hasta la UCR, y ahí con un jugo de frutas nos sentamos a conversar.

Fue dura la madrugada, pero me encantó haber salido a caminar, y disfruté montones pasar un rato con mis compañeros de yoga. Pero también, ver la gente corriendo me hizo pensar que el próximo año quiero correr una carrera. Creo que será mi regalo para los 30: voy a aprender a correr.

Celebraciones

Martes, 22 de abril de 2008

No me acuerdo cómo fue mi fiesta de 18. Dudo siquiera que lo haya celebrado con salida a algún lado a estrenar cédula y mayoría de edad. Y así ha sido desde entonces. En general los bares me aburren a muerte. La única razón que encontraba para ir era para socializar, o escuchar música que no tenía en mi casa, pero usualmente prefería ir a tomar a la casa de alguien, y hacer básicamente lo mismo, pero sin chupar humo ajeno y pagando precios razonables por el trago.


Este año cuando sabían que mi cumpleaños caía en sábado, todos preguntaron: ¿y qué, donde va a ser la fiesta? Es como un estándar. La foto sentado en el escritorio del colegio el primer día de clases con lápiz en mano. Como tener una fiesta de 15 años en salón de fiesta y con vestido de gala con 158 invitados que cualquier otro día en el colegio no te dirigen la palabra. Como comprar un montón de cerveza que no vas a ser capaz de tomartelala toda solo porque comienza la ley seca y podrías necesitarla.
Como la despedida de soltera con bailarín exótico que te pone las bolas en la cara mientras te mueres del asco. Cosas que se supone que la gente hace para ciertos momentos hito de la vida. De las anteriores, la única que practiqué fue la de la carrera contra los policías antes de la medianoche del miércoles de semana santa. Lo único que quedaba eran 3 cajas con 24 latas cada una de rock-ice, y mi novio del momento metió todas en el carro. Ninguno de los dos tomaba rock-ice.

Así que este año decidí que sí iba a celebrar el cumpleaños, pero a mi manera. No en un bar de noche, sino con un paseo al aire libre en domingo, a compartir y conversar sin quedar afónico por el volumen de la música.

El parque ecológico El Salado será para mi paradero de domingos de desparche. Con un par de tiquetes integrados te dejan en la puerta. Entonces hay río y ranchitos para las comidas y restaurantes y manguita para tirarse y ver pasar la tarde. Como no conocía el lugar, y no sabía que esperar, llevamos comida para hacer sánduches y comer frutas y picar tortillitas con guacamole… resulta que allá hay lugares donde comer y los precios son hasta buenos.

Pasamos la tarde un tiempo al sol, y otro bajo un techito: y menos mal. Se desató un aguacero impresionante a la mitad de nuestro partido de poker y tuvimos que interrumpir la mesa de juego debido a las goteras. Se conversó bueno, nos reímos bastante, comimos hasta quedar un poco más que satisfechos… ¿cómo no tener más cumpleaños así?

Lo único que me dio DEMASIADA rabia del lugar fue que cobran el baño. 500 pesos por ir a mear, y eso después que pagaste 3000 para entrar al parque. Obviamente la gente no va a pagar para ir a orinar, así que yo no les recomendaría disfrutar tanto en los charquitos de agua. EW. Si me hubiera tocado ir al baño mientras estuve allá, mi ira hubiera hecho gala de mi nombre.

Lo único que me quedó faltando del cumpleaños fue la torta con velita y pedir el deseo. Sencillamente no hubo momento, pero por ahí me contaron que no hay fecha de expiración para eso, que es cuestión de hacer el ritual y listo. Así que lo haré. Porque yo escogeré mis rituales bobos, así me resista de por vida a hacer el baile del billete en cualquier boda.

Busy

Miércoles, 20 de junio de 2007

Esta semana no he posteado mucho, por dos razones principales: nuevos blogs, y nuevos proyecto acá en las comunidades.

Los nuevos blogs son mi miniblog de tumblr donde estoy subiendo todos los enlaces a páginas interesantes que me encuentro por mi ruta diaria de la web, se llama, sorprendentemente, MiniMedeaMaterial.

El otro blog es un blog culinario grupal: Manos en la Masa que es una colaboración entre furia, itzpapalotl, el equipo de Sulá Batsú y yo.

El proyecto acá en la comunidad es como parte de Pixelazo, un festival-laboratorio digital que se está llevando a cabo acá en Medellín. El primer encuentro fue en febrero, ahora se está haciendo la versión 2, con su respectivo afiche.


Mi labor ahí es hacer de traductora para el Sueco Henrik Axlund y el finlandés Petri Ruikka de Visual Systeemi que están dando el taller de VJ o video jockey. La propuesta está muy interesante, estamos trabajando en la casa de la Corporación Cultural Nuestra Gente del barrio de Santa Cruz en la zona nororiental con jóvenes de la comunidad y otras zonas que están interesados en esta historia de mezclar video en vivo. La presentación se hará el viernes, proyectando las imágenes mezcladas en vivo sobre la fachada de un edificio de 3 pisos que hay en el barrio. La música va a estar a cargo de participantes de otro taller que se está dando simultáneamente de DJ.

Además de eso, también entregué la semana pasada junto con Fábrica de Cosas una propuesta para hacer unos talleres de blogging en las comunas, utilizando la red de bibliotecas. Tenemos todo el apoyo de la red de bibliotecas, de las organizaciones juveniles, de la comunidad, pero nos falta presupuesto: en estos momentos estamos en conversación con otro proyecto que se presentó en la ciudad a ver como unimos fuerzas, ya que Rising Voices no cuenta con suficientes fondos para darle a dos proyectos en la misma ciudad. Entonces aprovecho y hago la invitación: si alguien quiere colaborar con estos talleres de blogging con tiempo, materiales o dinero, sean bienvenidos. En estos días haremos la presentación formal del proyecto para lanzarlo y solicitar la colaboración de la comunidad bloguera.

Si fuera poco, a fin de mes me escapo de paseo fuera de la ciudad, después viajo para USA a conocer el sobrino y visitar la familia, y regreso a dictar un taller para el XVI Seminario de Comunicación Juvenil.

Gracias a Dios estoy de vacaciones!

Blogs & Birras

Jueves, 7 de junio de 2007

BLOGS Y POLAS 15 de junio 7pm en Wallstreet (entre el periodista y el colombo)

Be there, or be square.

en el Tesoro

Domingo, 29 de abril de 2007

A veces me asusto de lo influenciable que soy cuando no estoy preparada para ataques al subconsciente. Hoy me pasó en El Tesoro.

Odio que gasten millones para contratar expertos que asesoren a los diseñadores en cómo construir y decorar justo de la manera precisa para hacerme sentir que tengo que comprar y comprar, y si no lo hago soy insuficiente, insignificante. Donde la ausencia de bolsas de shopping en mis manos representan mi fracaso como miembro productivo y activo de la sociedad.

No tolero sentirme emocionalmente manipulada de esta manera. Porque soy una persona que SABE que el dinero no es sinónimo de felicidad, porque me he desligado de mis bienes materiales en el pasado, porque he vivido la vida sencilla de tener techo y comida y plata para buses, y sobreviví. Porque he tomado la decisión consciente de que la plata NO lo es todo para mi. Porque me he salido de trabajos con buen salario por buscar otras oportunidades que permitan mi crecimiento personal… aunque paguen menos.

Salí del centro comercial sintiéndome desmoralizada por no tener suficiente dinero, por no poder comprar en las tiendas bonitas, por no tener poder adquisitivo para hacer algo más que caminar dando vueltas y vitrineando, y pensando en todo lo que podría hacer para tener más dinero, más status y ojalá un apartamento tipo Loft en el Poblado. Comencé a cuestionar mis decisiones de vida: por qué estudiar lo que estudio si la plata está en otras partes. Por qué dejé un trabajo de con salario fijo por la inestabilidad del freelance. Por qué me mudé a un país donde abunda el desempleo y subempleo y por qué me imaginé que sería diferente para mi, que me adorarían y buscarían contratar en toda parte? Qué voy a hacer a fin de mes, cuánto más me durará el poco dinero que tengo? De pronto desperté de esos pensamientos circulares… esta que está pensando no soy yo. Es un lado oscuro que sale y exige estas cosas y no piensa en lo que hay que dar a cambio.

Pero hoy tuve que batallar conmigo misma para recordar lo que ya sé. Lo que he aprendido. Para reconfirmarme que no me he equivocado al escoger mi oficio: Que las apariencias son una cosa diferente a la realidad. Yo no sé cual será el estado de cuentas de todas esas niñas lindas con bolsas y bolsas cargadas de ropa. No sé si estarán sobregiradas, si la plata será propia o papi paga o si llegarán a sus casas sintiéndose que aunque compraron lo suficiente para llenar esas cuatro bolsas de ropa, todavía no es suficiente: que deberían haber comprado más.

Coming out of my cage…

Sábado, 21 de abril de 2007

Ayer, a pesar de sentirme medio triste, sin ganas de ver a nadie, ni de hacer nada, me propuse a luchar contra esa sensación de desidia que me invade sin causa aparente.

Entonces me corté el pelo. Me hice una trenza y le corté alrededor de 5 cm. Mis puntas están agradecidas.

También comí sushi nuevamente. 2 veces en dos días. Con todo esto puedo decir, extraño ichiban y goyi, pero más q todo extraño mi salario ;)

Salí al parque: La dinámica de Medellín para salidas me gusta: llegar a un parque, hacer banca o vaca recogiendo plata para trago, ir a una licorera y regresar con una botella de absolut citron, una botella de aguardiente y una caja de ron. Total invertido? Menos de $2 por persona.

Decoración de interiores cortesía de The Rasterbator, mi gata y una impresora. Necesita modificaciones, creo que el diámetro de los puntos es muy grande para lo pequeño que es, pero echando a perder se aprende.

Miau.

Run, run as fast as you can.

Martes, 10 de abril de 2007

Entre otras cosas le ando huyendo al computador. Mejor dicho, al trabajo en computador.

Tengo una lista de trabajos pendientes, comenzando por edición de video, veredictos sobre optimización y usabilidad de páginas, artículos sobre la situación actual de Colombia, actualización de un par de blogs , y contenido para otro par de páginas. En definitiva, andar con fobia tecnológica no es lo más propicio para generar un ambiente productivo de flujo creativo. No ayuda tampoco que sienta que estoy metida en demasiada cosa y que mis habilidades no dan para tanto… y aunque la solución sería terminar con las tareas pendientes para finalizar la tortura, le doy cada vez más largas al asunto.

Durante semana santa me reusé a “trabajar”. Perdí tiempo en el foro y hablé con amigos por skype y msn. No actualizé el blog, si acaso metí más fotos en flickr y listo. Hubiera sido maravilloso si fuera capaz de desconectarme de lo que TENGO que hacer mientras me dedico a no hacerlo, pero no fui capaz. Procrastinar no es para los débiles.

El aparato este es mi fuente de ingresos, mi compañía para el desparche de las tardes, mi vicio nocturno y no sé que hacer con esta relación amor-odio-frustración que estamos teniendo. Que nos pasa cariño que las cosas ya no son como lo eran antes?

Entre otras cosas hoy fui a recoger el motortool de la discordia de hace un mes y medio atrás: la garantía cubrió el daño y no me tocó pagar por la reposición: me enviaron un aparato nuevo. Además, las clases van mejorando. Saqué excelentes notas en mis examenes (la más baja fue un 4.6) mis trabajos en clase son limpios, efectivos y bonitos, dignos de piropos por parte de los profesores. Como quien dice, persevera y vencerás.

También de nuevo hay unas foticos en flickr de mi paseo de semana santa a un parque extremo acá en Sabaneta, el parque trébol. Además de las fotos, acá hay un videito en youtube de las esferas en acción:

Un libro abierto

Miércoles, 21 de marzo de 2007

De los recuerdos de mi infancia, casi todos están ligados a la lectura. Cuando no sabía leer, me leían en casa, o miraba dibujitos de los libros y trataba de recordar sus formas. Después me chantajearon con la idea que si aprendía a leer, no tendría que apagar la luz e irme a dormir en la parte más interesante del cuento, sino que podría seguir y seguir leyendo. Y así lo hice por muchos años, debajo de una cobija con una linterna, como si la cobija fuera suficiente para evitar que mi mamá se diera cuenta que no estaba dormida.

Ayer fui a un conversatorio en Plaza Mayor, antes llamado el Palacio de las Exposiciones, como parte de la actividad de la III jornada pedagógica de Leer es una fiesta… Con ese nombre y aún así estaba lleno de gente. Nos fuimos a sentar a un ladito, en el piso, y
William Ospina nos llevó de la mano en un recorrido en el que el arte no es tanto escribir el libro, sino el que hace cada quien que lee, cuando de esa serie de palabras que tiene en frente arma paisajes, personajes e imágenes imborrables. Una de las muchas frases impactantes que dijo fue que en los colegios nos enseñan a leer, pero como si leer se tratara de ver las letras en una página y entregar reportes y que pocas veces a uno le enseñan a amar la literatura, amar lo que se lee, a ser crítico con los libros y saber escuchar lo que nos quieren decir cada vez que los abrimos.

Mis libros favoritos son como buenos amigos. No importa que tan bien los conozca, siempre me aportan algo nuevo. Cada vez que los abro es como abrirle la puerta al amigo. Entonces es cuestión de sentarse cómodamente y conversar de los mismos temas de siempre, del punto de vista conocido, de las historias que uno nunca se cansa de oir, y siempre, SIEMPRE salir conociendo un poco más de mi misma.

Mis libros favoritos son muy variados, como los amigos que ninguno se parece a otro. Son todos libros, que como comentó Ospina, uno tiene que estar consultando. Un libro favorito nunca es un libro que se leyó… es un libro que se sigue leyendo. Cuando leo 100 Años de Soledad, entiendo un poco más las historias de mi familia: mi prima q se escapó para irse con el circo, la larga lista de sacerdotes, curas e incluso un obispo, el modus operandi de la dialéctica hogareña. Si abro Orgullo y Prejuicio, las historias de Eliza Bennet y Mr. Darcy me emocionan como si fuera yo la que tuviera que lidiar con ese hombre arrogante y pretencioso… y darme cuenta que en realidad me gusta mucho más de lo que soy capaz de admitir.

También hay libros favoritos de mi pasado: como los amigos que ya no están con uno, de los que uno se acuerda nostálgicamente. La diferencia con los viejos amigos, es que un libro nunca me ha jugado una mala pasada, no me ha traicionado ni cambiado por otra. Un libro nunca me jaló el pelo, me insultó ni le dijo a sus amigas que no jugaran o hablaran conmigo. Por eso también tengo libros favoritos de la infancia, los que ya no leo, pero que sí me marcaron.
Mi Planta Naranja-Lima de Jose Mauro Vasconcelos, la serie de Susan Cooper, VC Andrews, Judy Blume, Beverly Cleary… incluso los otros libros de “baño”, los que se sentaban en el tanque para leer en esos momentos de ocio como Sweet Valley High y The Baby Sitter´s Club.

En la escuela, a la hora del almuerzo, casi siempre me iba para la biblioteca. Recuerdo también encontrar ahí a otras niñas, que como a mi, les gustaba el silencio de ese gran edificio, las montañas de cojines y almohadas para echarse a leer y la cantidad infinita de libros, revistas, cuentos, poemas e historias que ahí estaban contenidas. Nos escondíamos detrás de uno de los estantes más alejados para leer libros con títulos como “qué le pasa a mi cuerpo”, “así se hacen los bebés” y “la menstruación y yo”, con sus imágenes de los años 70s de cinturones de higiene y toallas sanitarias no autoadhesivas. Recuerdo a una compañera que cada vez que le venía la regla, iba y sacaba “Are you there God, it´s me, Margaret”… eso la hacía sentirse mejor de ser mujer, con todo y cólicos, nauseas y dolores.

También ahí detrás de ese estante me fui a sentar con alguno que otro compañerito, con terror que decidieran que sería buen momento para darme un beso… con terror y ganas que sucediera. La única vez que hubo posibilidad que eso sucediera, salí huyendo apenas la conversación se tornó espesa: a mis 10 años, definitivamente le ganaba mi pudor a la curiosidad.

Ya no tengo la biblioteca de mi infancia, ni los libros que solía leer. Pero a veces me encuentro alguno que sé que se volverá imprescindible y es un momento de absoluta felicidad.

RSS