Costa Rica

d10: festival del diseño

Viernes, 5 de noviembre de 2010

Si no han pasado, se los recomiendo: en estos días está la feria d10 en la antigua Aduana (donde era Fercori) y ¡está muy chévere!

Fui el domingo pasada con mi hermana y safis #1: no tener suficiente efectivo. Igual pasamos por el stand de El Mercadito en el que hacen cosas preciosas con material reciclado y mi hermana salió con una cartera/canasta de papel revista que ha recibido infinidad de piropos.

DSCF0167

Pero no sólo hay stands de productos de “diseñador” sino que el miércoles nos arrimamos a ver el desfile de modas de la U Creativa donde también desfilaba la ropa de Tripartito***.

Desde hacía cantidad de tiempo no veía a tanto hombre guapo junto como en ese día y lugar. Y no estaban en la pasarela sino los que andaban caminando por ahí, observando y disfrutando del desfile.  Un muchacho andaba vestido con pantalón, tirantes y corbatín, e inmediatamente tuve un momento Fangirl de Doctor Who en el que me decía a mi misma “Bowties are cool” . Y el condenado se veía super bien, con un mega estilo. Y esa era la tónica que veía repetirse: parecía que quienes estaba ahí eran personas a quienes les importa el diseño y la moda y disfrutaban de verse bien. O en esos fue en los que me fijé.

En lo personal, todo lo que fuera reciclado, rearmado, repensado me encantó. Es una visión distinta de mundo, y las cosas no se ven “hechas en casa” sino hechas a mano. Como efecto secundario, me inspiró a hacer más cosas creativas. Coser, tejer, cocinar. Pienso en el montón de personas que estaban ahí, tomando en serio su oficio y apostándole a su visión creativa, haciendo de su pasión una manera de vida.

Ir es gratis, y estará hasta el 7 de noviembre, así que no pierda la oportunidad de ir y echar una miradita. ¡Y lleve plata! Porque fijo se antojará.

Caminata por el cáncer

Martes, 26 de octubre de 2010

El domingo salí con mis compañeros de yoga a la caminata AVON aprendo por mi vida. Resulta que AVON, marca de productos por catálogo hace estas caminatas en varios países, y le tocó el turno a Costa Rica.  A las 7:30 nos citamos frente al Teatro Nacional y de ahí salimos con nuestras camisetas rosadas no oficiales.  Vi mucha gente caminando por la avenida central con sus camisetas de la caminata, un montón de gente de rosado, de todas las edades.  La camiseta oficial costaba 3500 para la carrera y 2500 para la caminata, pero nosotros no nos organizamos a tiempo y nada más llevamos lo que teníamos.

Rosadito

Del Teatro Nacional bajamos caminando hasta el Centro Colón, y nos tocó capearnos a todos los chicos de las bandas de Colegio que estaban en el final del bulevar de la Avenida Central ensayando y formándose para tocar después de la carrera. Paseo Colón estaba dividido en 2, y no sabíamos muy bien por cuál lado caminar, porque parecía que a ambos lados igual seguían circulando vehículos.  Mucha gente caminaba como salmón rosado en contra de la corriente para llegar a la salida de la carrera.  Para cuando llegamos al Centro Colón ya había arrancado la carrera y justo que llegamos arrancó la caminata y nos devolvimos por la ruta oficial.

Me resultó impresionante ver tanta gente caminando por una causa, haciendo deporte con amigos y familia y no pude evitar que se me salieran unas lagrimitas cuando veía pasar a la gente que estaba en la carrera, eso siempre me conmueve.  Varios  señores que corrieron los 10 KM de la carrera empujando a sus hijos infantes en cochecitos, y una señora mayor que también hizo la carrera empujando a otra señora en silla de ruedas. Los deportistas en silla de ruedas quienes a lo último andaban pidiendo pase a los corredores mientras bajaban a toda velocidad por la CCSS, y me imagino que tenían que esforzarse todavía más para frenar y no atropellar a nadie.  Una señora caminando con un rótulo en la camiseta que decía: Camino porque sobreviví.

Mancha Rosada y la Meta

A las 9 ya habíamos terminado y estábamos desayunando y conversando en el Quiznos de la Avenida Central, como mucha otra gente de rosado, después de eso algunos de nosotros nos subimos caminando hasta la UCR, y ahí con un jugo de frutas nos sentamos a conversar.

Fue dura la madrugada, pero me encantó haber salido a caminar, y disfruté montones pasar un rato con mis compañeros de yoga. Pero también, ver la gente corriendo me hizo pensar que el próximo año quiero correr una carrera. Creo que será mi regalo para los 30: voy a aprender a correr.

Galería

Sábado, 16 de octubre de 2010

Como conté ayer, nuevamente estoy en el gimnasio. Esta no es la primera vez que lo hago; si nos vamos hacia atrás en el historial de este blog, creo que en promedio una vez al año hago el esfuerzo de no perder esta batalla con la gordura. Tengo una rutina de pesas y cardio que es lo más de lacra, porque requiere que esté una hora entera dándole a la maquinita elíptica, o a la bicicleta y eso me genera un tedio tenaz.

Así que cambié esa opción por 2 clases seguidas de lo que sea que estén dando; mientras brinco y doy pataditas y trato de hacer aunque sea un abdominal observo a los entrenadores. He determinado que hay por lo menos 7 clases diferentes de instructores:

  • 1. el 1 3/4:

El instructor 1 y 3/4 es aquel que hace buenas coreografías y rutinas, pero los asistentes nunca pueden seguirlo. Resulta que su metrónomo interno está un toque desfasado y no todos los beats le duran igual. No es tan fácil de cuadrarse con él, puesto que por cada 2 o 3 pasos a ritmo estándar, el que le sigue dura un poquito menos.

Acción: Sigue a alguno de los individuos que se hacen al frente de la clase. Usualmente es una chica con buena definición muscular. Ella se aprende la coreografía y la hace a conciencia con un beat estable.  Si miras en algún momento al instructor, puede que lo pilles siguiéndola a ella también.

  • 2. Narciso:

    El instructor que adora estar en el gimnasio porque es un lugar en el que puede ver toda su musculatura en diferentes espejos al mismo tiempo. Sólo le falta guiñarse el ojo en el espejo y darse besitos de reojo. A veces en medio de las repeticiones de ejercicios puedes observarlo mientras recorre su musculatura con una mirada de deseo, y si toca algún otro músculo de su anatomía, lo hace con una suave caricia. A veces se desconcentra, embelezado por tanta guapura reflejada, y pierde la cuenta de los ejercicios, dejándote haciendo squats por interminables repeticiones mientras mira cómo sus gluteos, quadriceps y gastronemios se definen con cada movimiento.

    Acción: Por lo general son inofensivos, y este culto al cuerpo (el suyo propio) no le quita a la calidad de la clase. Sin embargo, un narcisimo extremo podría llevarlo a disminuir la cantidad de piel que su ropa cubre, y aumentar la dosis de licra en cada una de sus prendas. Ya queda a gusto del usuario si esto es algo bueno o malo.

    • 3. Y ustedes,  ¿quiénes son?

    El instructor que llega, hace una rutina frente al espejo y al rato se sorprende cuando se da cuenta que hay un grupo de gente detrás siguiendo sus pasos. Es aquel que no se fija si es la misma gente de siempre que llegó a la clase, o si es un grupo distinto o hay gente nueva, porque su rutina y clase no cambiarían. Como no necesita tomar agua, tampoco se le ocurre que hay que meter pausas de hidratación. A veces durante un ejercicio se levanta y da vueltas por la clase, corrigiendo postura en algunos. Cuando termina la vuelta, regresa a la colchoneta y sigue la cuenta como si no se hubiera tomado esa pausa mientras uno seguía dándole. Suele no darse por enterado cuando en la enésima repetición de un movimiento, es la única persona haciendo el ejercicio mientras los demás están o tirados en la colchoneta tratando de normalizar su respiración, enjugándose la cara con sus toallas y/o tomando agua. Sus conteos son a su propia velocidad, entonces ni bien has terminado de subir en tu abdominal completo cuando el instructor ya ha bajado y subido 3 veces. Se ha olvidado cómo era no tener músculos y ser principiante: dirá cosas super útiles como “trata de tocar el piso con la nariz” a alguien que nunca ha hecho lagartijas y que ni siquiera es capaz de sostener su peso en los brazos estirados.

    Acción: Ser desvergonzado y no tener miedo a salirse, ir a tomar agua, y estirarse, parar los ejercicios después de 30 repeticiones seguidas y seguir tu propio ritmo para las repeticiones.

    • 4. Speed Freak

    Estoy convencida que el speed freak tiene café con redbull en su caramañola. Sus clases son a la velocidad de la luz, da brincos en vez de pasos, ni bien ha terminado una postura cuando ya está en la mitad de la siguiente. Es en su clase que podrás escuchar a todos los artistas de moda cantar como Alvin y las Ardillas, porque le sube la velocidad a todos sus CDs. Cuenta en voz alta y da gritos de ánimo! vamos! que le salen de la garganta como chillidos. La gente hace lo posible para seguirle el ritmo, pero tarde o temprano les toca definir si es mejor hacer el ejercicio tocando el piso con la mano y perderse los 2 siguientes pasos, o hacer una versión light del ejercicio pero seguir el ritmo. Cuando observa que la gente no le sigue el paso, se da cuenta que hay un problema y entonces llega a una solución lógica sólo para él: va y le sube el volumen a la música.

    Solución: igual que la anterior.

    • 5. Action Impro

    Siempre parece que estaba en el gimnasio cuando le recordaron que tenía una clase. Si la clase se llama “aeróbicos”, da algo parecido a yoga. Si dice “Tae-bo”, da aeróbicos. Si es kickboxing, hará ejercicios localizados. Los ejercicios que hace en preparación a la coreografía no se parecerán en nada, y pareciera que no recordara que existe la pierna izquierda: los ejercicios los hace de un lado, y se olvida de cambiar al otro, o lo hace 3 repeticiones antes de cambiar de ejercicio. Siempre usa la misma música, pero por algún motivo su CD no es un track continuo y le toca ir a cambiar de canción cada 3 ejercicios, o se queda uno haciendo rutinas en silencio.

    Acción: Evitarlo o adquirir una perspectiva Zen en la que cada momento del día es una aventura y un territorio por descubrir. cambiar de pierna cada 5 repeticiones de un ejercicio para preveer el caso que el instructor se olvide de ejercitar la otra pierna.

    • 6. El Eficiente

    Su clase está pre programada, las coreografías son armoniosas, los ejercicios se balancean perfectamente en que uno que te hace contraer un músculo hasta sentir que quema es seguido por el ejercicio que estira ese mismo músculo. Las repeticiones son el número perfecto para que las puedas hacer a conciencia y sólo sean las últimas 5 las que te duelen y sientes que se te va a caer la extremidad a pedazos, pero ya le ves fin entonces sigues con el esfuerzo. Hace pausas para tomar agua y estirar, ejercita músculos que no sabías que tenías y a cada ejercicio le pone opciones de resistencia, para principiantes, asistentes regulares y avanzados. La música acompaña pero no estelariza. Te exije más de lo que crees que puedes dar, pero te das cuenta que fuiste capaz. Siempre comienza a la hora que es y termina a la hora que es. Es como una máquina de instruir

    Acción: Como cualquier máquina, él da la clase igual sin importar quién está en el grupo. Las da de tal manera que son buenas para cualquier nivel, pero tampoco recibirás atención individualizada. Pero definitivamente sabe lo que está haciendo y hay que hacerle caso.

    • 7. La mejor amiga

    La instructora que llega y saluda a todos de nombre, se da cuenta quién faltó, quién hay nuevo y pregunta nombres para acordarse. Siempre está haciendo algún plan con gente del gimnasio para salir a una caminata, o a una carrera o incluso para ir a cine. Da tips de belleza y salud y se ha convertido en algo como terapeuta de sus alumnos, quienes van y le preguntan todo tipo de cosas incluso consejos laborales y de problemas del corazón. Es super eficiente para los ejercicios y cuando corrige tu postura lo hace usando tu nombre. Cuando camina por el grupo mientras uno hace un ejercicio, te felicita si lo estás haciendo bien y todo. Tiene buena condición física pero no intimida. Cuenta chistes que hacen gracia.

    Acción: Puede causar enamoramiento inmediato.

    ¿Con cuáles otros instructores se han encontrado?

    Tiquicia en gotero

    Sábado, 5 de julio de 2008

    Caminar por las viejas calles, pero con diferente soundtrack.

    La lluvia cae a las 12 md. en punto. Acá el tiempo da el tiempo.

    Mi (ex)gata está feliz, atenta y gordita. Creo que sería cruel llevármela cuando vive tan bien acá.

    Arrastrar la “r” va regresando a mi. Rwapido corwen los carwos rwojos en Costa Rwica.

    Vi las vacas del cowparade y pasé tomándoles fotos. Increíble verlas enrejadas, rotas, vejadas, pintadas y dañadas. Cierto segmento de la población pareciera que en vez de sentirse afortunados de tenerlas, les da rabia que ellas estén ahí. Otros será que se llevan un souvenir: un cacho por aquí, una oreja por allá.

    Regresé a mis tiendas favoritas: Las de ropa americana. Ir a rebuscar en las repisas de ropa usada, de ropa con etiqueta que pasó de moda, con cosas nuevas, buenas, bonitas y baratas que uno no se explica cómo llegaron ahí.

    Tomar un café en el viejo lugar de siempre, mirando la misma intersección, con los mismos vendedores ambulantes desde mi trono en el segundo piso. Lleno de ticos, con un puñadito de turistas: definitivamente un favorito entre los locales.

    Ver a mi mejor amiga con un traje de novia que le quedaba espectacular, comparando notas a ver si eso de casarse daba tantos o más nervios que estrenar una obra de teatro. Creo que ganó la obra en nervios, y la boda en satisfacción.

    Un perrito en tuxedo para una boda es una elegancia incomparable.


    Type rest of the post here

    Itinerario

    Domingo, 22 de junio de 2008

    Ah, sabía que la dicha no podía durar tanto. De bañarme con agua fría me enfermé, y el resto de la semana la pasé calentando agua en la cocina para bañarme a cucharadas. Aunque también la insistencia de mis padres caló, y me quedé una nochecita por allá aprovechando una interminable cantidad de agua caliente en la ducha y lavando ropita.

    Ya hoy empaco maletas para irme al CampusParty, el Martes 24 a las 9pm estaré como parte del panel Blogs en Vitrina:

    Blogs en Vitrina
    Todavía hoy los medios colombianos tienen problemas para entender qué son los blogs. Y más problemas tienen sabiendo para qué son.

    Cuando aparecieron blogs en las páginas de Semana, Cambio, El Tiempo y Caracol, hubo concursor para llamar la atención de veteranos bloggers o para animar a otras personas a que comenzaran. ¿Saben todos lo qué están haciendo? ¿Se gana blogueando para un medio reconocido? ¿Son simples rellenos o los lectores han encontrado en ellos una fuente legítima de información?

    Participantes confirmados: Medea (MedeaMaterial), Apelaez (Machete), El Brujo (Tienen Huevo), Olga Lucía Lozano (Semana.com).

    El Miércoles a las 8:40 estaré abordando un avión rumbo a Caracas-Frankfurt-Budapest.

    El Jueves a las 2:25 pm me encontraré con Diegoeche quien como todo un héroe irá por mi al aeropuerto y nos mostrará la ciudad ese primer día, todo por la módica suma de llevarle arepas de chócolo y ron. También escribe por aquí y acá.

    Ahí estaré hasta el 1 de Julio, día en que volaré a la inversa hasta Bogotá. Ahí es donde tengo una confusión: no sé si me toca quedarme una o dos noches en esa fría ciudad, el tiquete me dice que el avión lo tomo en caracas a las 11pm del 1, y llego acá a las 1230, me imagino que del día siguiente.

    El día siguiente viajaré a Costa Rica. Voy a una boda, y a no hacer nada, lo que me parece fenomenal. Descansar, visitar viejos lugares, vida nocturna, internet todo el día, compañía de 3 gatas. Qué más pedir?


    Type rest of the post here

    De Costa Rica

    Miércoles, 19 de diciembre de 2007

    En sólo un día viene mi hermana, y no puedo esperar a verla. A que me cuente lo que ha hecho, como ha estado, que cosas hay de nuevo, a vernos las caras después de una vida entera juntas y ahora viviendo en diferentes países.

    De las cosas que pienso que me hacen falta de tiquicia está de primero ella y mis amigas. Segundo mis gatas. Tercero: el paté de jamón barato, la natilla y la salsa lizano.

    Es que no es lo mismo ver un tamal y saber q hay q comérselo a secas.

    Costa Rica Road Trip

    Jueves, 16 de agosto de 2007


    Mi hermana maneja, yo no. Durante este viaje ella no solo ha manejado vehículos sino que también mis finanzas, según ella para que “when you make it big, I’ll expect payback”.

    ¡Así que le debo mucho paseo!

    El viernes fuimos a hacer una visita al terreno que tenemos en Guápiles, agarramos la gorda (el hatchback plateado) y nos lanzamos a tragar carretera rumbo al caribe. Una hora y media después habíamos llegado a nuestro destino y eso que almorzamos una mariscada y un rice and beans, plato tradicional de arroz, frijoles y leche de coco en el camino y todo.

    Fuimos a inspeccionar un terreno que tenemos por Guápiles, y nos sorprendió lo bonito que es ahí. Inclusive con tanto calor, los árboles y la quebrada hacían que pareciera mucho menos sofocante.

    El día estuvo espectacularmente soleado hasta que llegamos al Braulio Carrillo y se descosió el cielo y se le salió el relleno.

    El domingo agarramos para la otra costa: Fuimos a Jacó. Creo que no iba desde hacía más de 10 años, cuando esa playa era horrible y nada atractiva para el turismo. Incluso podría asegurar que esa vez no nos metimos al mar, sino que nos quedamos como bolsita de té en la piscina.

    De camino paramos a ver los cocodrilos del Tárcoles. Mi amiga tica que ha pasado por ahí infinidad de veces nunca había parado, y se sorprendió que hubiera tantos y tan visibles ahí esperando que algún turista les tirara un pollo entero desde el puente. Ella pensaba que era como los tours de avistamiento de ballenas, donde te llevan a un lugar donde de pronto podría aparecer una si esperas con suficiente paciencia.

    Me sorprendió Jacó, completamente “gringo friendly” con comidas rápidas conocidas y nada de “casado misterioso de la casa”. Como moraleja para que su estadía en Jacó sea más placentera diría:

    • Aléjese del centro y siga la calle hasta después que se acaban todas las tiendas y negocios.
    • Busque sombra.
    • Hágase a la par de un Honda, no un Hyundai. Gozamos de rock y pop en vez de reggaetón gracias a nuestros desconocidos vecinos.
    • Cómprese un Granizado y disfrútelo.
    • Métase al mar sin miedo. No está tan sucio como dicen.
    • Use bloqueador solar, y aplíqueselo parejo. Yo no lo hice.

    Comenzó la lluvia a la 1pm, en punto. Corrimos al carro y nos pusimos en camino. Almorzamos, tomamos cervecitas, hicimos visita social a una amiga que vive allá y a las 4 pm regresamos a San José.

    Consejo adicional: lleve chaqueta para abrigarse en el Monte del Aguacate de regreso. Estar en ropa de baño mojada, short y blusita de tirantes, SIN sweater no es recomendable cuando el clima está apenas para tomar aguadulce con leche y capuchinos en una cafetería al aire libre con neblina y viento frío. Por suerte mi hermana mantiene un poncho mexicano en la cajuela del carro.

    Resultado: netamente positivo.

    La que pica…

    Sábado, 11 de agosto de 2007

    Estoy en la disco de mi despedida pero esta vez es un 2×1: me saludan por haber venido y se despiden porque ya me voy.

    A mi alrededor están “todos” mis amigos, aquellos con los que siempre andaba, con los que me mantenía, los que hacían que mis salidas nocturnas valieran la pena. Estan los que me escriben, los que me extrañan, a los que extraño cuando estoy allá. Entonces intentamos meter conversaciones de toda la vida en unos minutos robados en una pista de baile donde ya no me acuerdo cómo moverme, pero con cada uno ya he tenido tiempo individual, tiempo a solas, momentos para desatrasarnos y recuperar el tiempo perdido.

    No tomo casi porque quiero recordar este momento. El bar, la música,la epifanía de lo obvio: saber que la chica que soy cuando estoy acá también es la misma que soy cuando estoy allá, solo que diferentes facetas posiblemente escandalosas para los que están al otro lado del espejo.

    Muchos asumen que mis suspiros se deben a que no me quiero ir de San José, cuando a veces es lo contrario: tantas cosas hay sucediendo allá sin mi que siento que necesito regresar de una vez.

    Me preguntan cosas que no se responder. Es difícil extrañar cuando se sabe que algo no se ha perdido, sino que sencillamente se dejó de lado un momento para vivir otras experiencias. Para ellos sé que no es tan fácil. En muchos casos se siente el vacío de una ausencia que acabo de llenar por el solo hecho de estar aquí otra vez. Yo no tengo cosas malas que decir de mi vida allá, y de pronto siento que se desinflan un poco con la posibilidad que no vuelva.

    Observo a mi alrededor y sé que no extrañaré estando aquí, sino una vez que me regrese. Porque por más que allá tenga gente que me importa y amigos, unos no sustituyen a los otros, y hay algunas cosas que allá sencillamente no tengo a quien decirlas, y cosas que han quedado inconclusas acá. Ambos lugares importantes, ambos lugares mi hogar.

    San José de lejos

    Martes, 7 de agosto de 2007

    Seis meses no han cambiado la ciudad, sencillamente mis ojos y la manera como veo todo es lo que es diferente.

    Me olvidé que después del mediodía acá cae lluvia de una manera sorprendente. Cae y cae y no para, se llenan los caños, las cunetas, los desagües y la calle se convierte en un río por donde uno transita brincando buscando lugares donde uno no vaya a sumergir completamente el zapato.

    Y no escampa. Sigue cayendo agua y de pronto en la noche se ve una estrella y los techos brillan reflejando las luces en su superficie húmeda.

    Mi hermana regresa a casa 2 horas depsués de haber salido del trabajo. 2 horas en un bus desde Heredia a San Pedro, un recorrido que durante la noche solo tarda 15 minutos. Y es algo diario, es la razón por la cual ella va en bus y no en carro, porque 2 horas de gasolina gastada para llegar a casa habiendo bus de la empresa es un desperdicio. Ahora puede dormir o leer o tejer en el bus, son 2 horas que le ha ganado con pelea a su día.

    Paso por mi facultad, donde estudié y me gradué y no hay nada ahí para mi. Nadie conocido, nada que ir a decir. 5 años hace que salí de ahí y no he tenido motivos para regresar.

    Camino y camino y recorro las calles familiares y llego a la que fue mi casa por muchos años y mi gata me espera como siempre lo hacía en la entrada, y me saluda y me acompaña hasta mi departamento. Me siento y no hay televisor, no hay computador. Solamente hay música y libros y lana y como que el “solamente” no está justificado.

    Hoy leí un libro completo. De tapa a tapa, toda la mañana, pasando página tras página. Tejí. Lave ropa, limpié un poco. El día duró muchísimas horas y creo que esa es la maravilla de despertarse temprano. Tuve la casa sola todo el día para mi. Sentada con las gatas, disfrutando del absoluto silencio, acompañada por ronroneos.

    Habrá que ver qué nos traerá mañana.

    La Cosa está Fea

    Martes, 12 de junio de 2007

    Cuidate Yassuri, que desde Costa Rica viene Leidy Lukz a representar!

    (será que es un proyecto de graduación de la Véritas en cine y la historia se repite? a ver si me equivoco)

    via Itz via beto

    RSS