Un año más

Viernes, 19 de abril de 2013

Ha sido un cumpleaños extraño. He pasado todo el día en casa, revisando y contestando los innumerables saludos de cumpleaños a través de facebook o twitter. Pensé en salir a almorzar, pero preferí quedarme en casa. No tenía nada hecho, así que me calenté una sopa de lata y eso fue.  El flaco me entregó el regalo ayer en la noche, el de mi hermana llegó también ayer por correo y lo abrí en la mañana. Ahora subiré a cenar donde mi hermano con mis papás y el flaco y mi cuñado y ese será el día.
A pesar de todos los saludos en Facebook, hace falta la llamada, la invitación a tomarse un café o almorzar, la conversada y el abrazo.  Aunque me siento feliz de tener a mi familia cerca, porque he tenido cumpleaños donde he estado alejada de familia y amigos y ha sido difícil, hay un poco de duelo por lo que no fue. Por no tener a los amigos cerca, por no tener amigos nuevos con quién compartir. Por eso preferí quedarme en casa con la gata, leyendo, limpiando la casa, entreteniéndome con juegos bobos en el celular. Porque lo que quería era amigos, y sabía que subir a charlar con mis papás no resolvería esa necesidad y me daba miedo de resentirme con ellos porque no estaban llenando ese vacío. Mejor dejar las cosas así, y darme mi espacio para sentir lo que quiero sentir, sacarlo del sistema y después poder ir a disfrutar de la cena en familia.

Un año más, un año de muchos cambios y retos. Tratando de redescubrir quién soy.

 

Haz tu comentario

RSS