Aprendiendo

Viernes, 26 de abril de 2013

Ya voy acomodando cositas en la agenda. Para las próximas semanas tengo unos cursos de escritura creativa, de grantwriting, de manualidades, salidas con las chicas de tejido, hoy fui a comprar mi libro para tejer el sweater y me lo firmó la autora y salió una oferta chévere a la que mandé hoja de vida esta semana. Hay días en los que miro y veo un montón de puestos para los que no estoy calificada que me encantarían, y otros días en los que hay mucho trabajo que podría hacer y me harían miserable.  Entonces un día donde encuentro algo que me parece super chévere y cumplo los requisitos es fantástico.  A veces me pasa eso del síndrome del impostor, donde me pongo a pensar que no sé nada y que mejor no postulo porque no califico. Y habrá veces en los que sea cierto (no tengo doctorado ni estudios en relaciones internacionales, por ejemplo) pero hay otras en las que no me doy tanto crédito. En fin.

Me inscribí como voluntaria en una organización de reutilización creativa de desechos, y espero poderles ayudar en lo que se pueda!  Estoy preparando comidas ricas en casa, voy al gimnasio y todavía estoy esperando encontrar alguna amiga con la cual salir a trotar: el grupo que hay por acá cerca van rapidísimo, con sólo decirles que yo a mi 95% de capacidad apenas me mantenía al paso de convalescencia de una de las chicas que estaba en recuperación de un accidente de tránsito. Pero como hay carrera a finales de Mayo, ya esta semanita que entra sacaré el rato para meterle cardio, y con el grupo del gimnasio iremos a hacer una visita a la ruta.

Ya tengo un nuevo artículo próximo a salir en Future Challenges, y me hace supremamente feliz que les guste lo que escribo. Ya para dos ediciones de la revista que sacan mensualmente seleccionaron mis artículos de entre decenas de muchas otras partes del mundo y a veces cuando me siento un poco desmoralizada por el desempleo me acuerdo que sé escribir, y que lo hago bien y me están pagando por lo que escribo y estoy siendo publicada. Se siente bien.

Esta semana el flaco estuvo con gripa y trabajó desde casa: extrañaba mucho tenerlo cerca todos los días. Cuando recién nos mudamos acá y los dos estábamos trabajando en casa, la gente preguntaba si no nos desesperaba… y pues no! Disfruto muchísimo estar con el flaco y como él no es intenso ni nada, podemos estar los dos juntos haciendo cada uno su vaina e igual estamos compartiendo. Lo malo es que siento que soy ahora yo la que se está enfermando, espero que no me de tan duro a mí como le dio a él!

Pucha, ya me aburrí yo sola con este post. La vida tranquila es poco apasionante! Tal vez algún día comparta otra ves recetas, o manualidades, o paseos y aventuras. Por ahora me comprometo a escribir algo, pero no sé qué tan interesante sea.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS