Niebla

Miércoles, 6 de marzo de 2013

Ha sido un mes difícil. Me gustaría pensar que van mejorando las cosas, pero no es cierto.  Siento que estoy caminando por un valle y las montañas me rodean y están ahí, cerca, pero no soy capaz de llegar a ellas. Vacilo entre momentos de pensar que debería amarrarme bien los pantalones y salir adelante y otros en que sencillamente no tengo la energía de hacerlo.  Cuando trabajaba pensaba en todo lo que haría si no tuviera que trabajar: coser, tejer, cocinar, salir a caminar, ir a ver tiendas, conocer la ciudad. Ahora con costos salgo de mi apartamento. Programo salidas a ver si me fuerzo a socializar y a última hora cancelo para quedarme sentada en el sofá. Cuando logro salir, es una breve pausa en las que no mejora el ánimo, pero me distraigo. Pero todo el camino de ida y regreso nuevamente siento que camino sobre pantano.  Voy como sonámbula, pensando que tal vez pronto despertaré.
El domingo en el mercado, la sola idea de escoger vegetales y tener que interactuar con el señor que vendía las coles de bruselas me hizo sudar frío y quedé paralizada. No era capaz de articular, mi cerebro quedó patinando y sentía ese frío que salía del estómago luchando con la necesidad de quitarme toda la puta ropa de encima. Tuve que ir a esconderme donde no viera la gente, donde no escuchara el ruido, donde pudiera concentrarme en tomar agua y respirar. Se pasó así como vino, pero fue una sensación tan desconocida, tan ajena que todavía no sé qué hacer con esa información.

No logro encontrar felicidad. Las cosas que me alegraban ahora no resuenan.  Busco como adicta el próximo video de internet que me haga sonreir, que me haga reir. Y lo encuentro y lo logra y me siento bien por un par de respiros y nuevamente siento que lo que hice fue llegar a la superficie y tomar una bocanada de aire y nuevamente algo me jala de los pies y me devuelve al fondo.  Sé que la enfermedad que cargo trae consigo depresión. También es una advertencia de los medicamentos que tomo. Estamos todavía en invierno y acá eso también lo han catalogado como causa de depresión : el Seasonal Affective Disorder o SAD. A eso le sumamos lo del desempleo… causas y motivos me sobran,  pero nada hago con eso. Lo que quiero es salir de este hueco.

Que llegue ya mi primavera.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS