Los milagros del sol

Miércoles, 27 de marzo de 2013

Pasé un fin de semana fantástico en San Francisco, lleno de sol y de amigos y risas y fue lo que necesitaba.  El motivo fue que iba a presentarme en una conferencia sobre descripción de videos para invidentes, para hablar de cómo se podría manejar el control de calidad si se dispusiera un sistema para hacer descripción a través del crowd-sourcing.  Iba representando a mi empresa anterior, porque era un compromiso adquirido desde antes de saber que ya no seguiría con ellos y ya tenía tiempo y energía invertidos en eso, además de tiquetes y hotel para mi y el flaco, quién se pegó al paseo aprovechando que ya un tiquete estaría pago.

En la conferencia aprendí mucho: resulta que en mi ignorancia, hasta hace poco no sabía que para la gente ciega, hay personas que “describen” los videos y películas, y es un servicio que se puede conseguir y usar a través de la televisión. Entonces en esas escenas donde se “muestran” cosas importantes, tales como letreros que nadie lee o que hay acción sin diálogo, una voz describe lo que sucede y las personas que no ven pueden saber qué está sucediendo sin tener que adivinar. Por ejemplo esta descripción de The Green Mile. Obviamente resulta obvio: la descripción ha existido desde siempre, desde que alguien se sentó a la par de otra persona que no podía ver y le narró lo que sucedía frente a ellos. Ahora es que hay maneras mecánicas de hacerlo sin requerir un amigo o familiar.

Nos quedamos en Japan Town, una zona de SF hacia el norte y como su nombre lo indica, estaba llena de personas, comida, locales y TODO Japonés. Estuve en el paraíso. Comi bentos baratísimos, sushi, mochi, crepes con helado de té verde y salsa de frijoles rojos, compré chucherías y cientos de hojas de papel para origami. En las noches salíamos con amigos a recorrer la ciudad y charlar tomándonos algo y el fin de semana me fui a quedar con una buena amiga que conocí gracias a este blog por allá en sus inicios, que ahora vive allá en SF.

Paseamos. Caminamos por el Golden Gate. Subimos la torre, miramos el mar, subimos a los cerros y observamos el panorama. Comimos sabroso, nos empapamos de la ciudad. Quedé con ganas de regresar.

Ya de vuelta en DC, sigo enviando hojas de vida, buscando oportunidades de trabajo, viendo a ver a qué me gustaría dedicarle los próximos años de vida. Poco a poco van llegando los mensajes de “lo sentimos, escogimos a otros candidatos” y los de “cuando hagamos la preselección le avisamos”. En una semana llegan mis papás de visita, y de cierta manera pienso que es fantástico el saber que voy a poder disponer de todo mi día para estar con ellos y así trataré de buscarle el lado bueno a la situación. Ya estamos en medio del festival de cerezos y el sábado iré con mi hermano y el flaco a volar cometas y ver la competencia de cometas, rodeados de hermosos cerezos en flor. No ha cambiado mucho de mi situación actual, los problemas que tenía los sigo teniendo, pero con el sol alejando la depresión, he encontrado energía y ánimo para ver esto como una oportunidad y sacarle el mayor provecho a la situación.

Haz tu comentario

RSS