Me escuchó

Miércoles, 16 de mayo de 2012

El domingo tuve una leve crisis al contemplar lo que será nuevamente una mudanza por avión con gata, sobre todo porque estaríamos llegando a un lugar que no será nuestro destino final. Decir que mi gata no es una buena viajera es como decir que El Increíble Hulk no tiene el más dulce temperamento.  Es como me lo justifico cuando pienso en lo que significará viajar nuevamente por horas con un animal que desde que entre en su jaula hasta que llegue a su destino, no parará de aullar desconsolada.

Además de no viajar bien, la gata no lidia bien con eso de compartir su espacio con otros felinos: de estar en casa con un gatito, a estar en una con dos gatos adultos, parecía que siempre estábamos a un zarpazo de tener que ir a una visita veterinaria de emergencia. Además se le había concentrado la amargazón, no podía acariciarla porque me gruñía, andaba siempre de mal genio y parecía que algo irreversible había sucedido y esa gata cariñosa e independiente ya no estaba por ningún lado.

Entonces, esta semana estuve hablando con mi hermana del tema, contándole los pros y contras y las razones por las que tal vez sería mejor buscarle un hogar a la gata acá en Colombia donde no tuviera que lidiar con otros gatos, y tal vez recuperaría su buena disposición. Hablé con mi cuñada, hablé con el flaco: basicamente necesitaba sacarlo de mi sistema y ver si hablándolo lo podía procesar y dar con una mejor solución.

Creo que en una de esas, la gata escuchó. Porque desde entonces se está llevando bien con los otros gatos, no serán los mejores amigos, pero ya han podido dormir en la misma cama a 20 cm. de distancia y no ha habido pleito ni pelea. Me busca para que le de cariño, lo que no hacía desde hacía mucho, y deja que la acaricie y moleste sin perder el buen humor. Hasta le compré una correa para gatos, a ver si la puedo sacar a pasear a la calle, y dejó que se la pusiera y acomodara: el arnés no se lo dejé puesto, pero la correita al cuello con campanita la tiene puesta y creo que le gusta, no ha tratado de quitársela.

He de confesar que su misión de recapacitación está funcionando. Ahora estamos buscando cómo enviarla por separado a USA, y viajar después:  será un viaje más placentero para todos los involucrados.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS