Worst Case Scenario

Domingo, 5 de junio de 2011

Hoy hice una idiotez. De vez en cuando me tinturo (tiño) el pelo, y hoy decidí también hacerme las cejas para que combinaran mejor con el color del resto del pelo. Hasta ahí todo bien. Cuando llegó el momento de lavármelas y retirar el tinte, pues hice lo q usualmente hago, agarrar un poco de pasta de dientes en un cepillo viejo y usarlo para eliminar los rastros de tintura de la piel… Pues resulta que era pasta de dientes de esa mágica que trae químicos para blanquear los dientes y me ardió la piel de una manera impresionante. Entré en pánico y me quité la pasta y aprovechando q la botella de vinagre blanco estaba en el baño, me eché un poco en las cejas para neutralizar los químicos (si sirve con gas lacrimógeno, por qué no con químicos raros?). Aunque no cayó nada en mis ojos, los siento cansados y como que me arden y en mi mente puedo recordar con exactitud fotográfica la parte del instructivo donde advierte que no se debe usar  la tintura en  combinación con otros químicos y que si se usa en cejas ellos no se hacen responsables de la posible ceguera. Y pensé: ¿ qué sucedería con mi vida si por vanidad y estupidez quedara ciega?

Pensé que sería en la mañana que me daría cuenta. Abriría los ojos y no podría ver nada. No tendría idea de qué hora es, si todavía es de noche o ya amaneció. Gritaría a ver si está mi hermana y al darme cuenta que no está, hiperventilaría unos minutos mientras pensara qué hacer. Podría llamarla al celular… pero no me sé su número ni lo tengo en marcado automático.  No podría entrar a internet a buscarla porque tampoco podría ver dónde estoy navegando.  Tendría un par de opciones: marcar el último número al que haya llamado por mi celular, y esperar a ver quién responde. Le contaría mi dilema y le pediría que se contacte con mi hermana y le avise que venga a la casa de inmediato, que es una emergencia, que me quedé ciega.  Entonces llamaría al 911 y les pediría que vengan por mi, que estoy ciega y necesito que me lleven a un hospital a ver qué sucedió. Saldría de mi cama y buscaría ropa para ponerme, utilizando mi memoria para adivinar dónde dejé los zapatos y tanteando la ropa para saber de qué lado ponérmela y esos detalles. Agarraría la cartera y revisaría q la billetera estuviera adentro, y bajaría a esperar la ambulancia.

Digamos que no pudieran resolverlo… tendría que replantearme la vida como persona no-vidente y estoy segura q hay gente en los hospitales que te ayuda en eso: enseñarle a uno a caminar con bastón, a cocinar, a vivir. Qué haría por diversión? Ensayaría a puro tacto cómo hacer que funcione el text-to-voice de mi kindle para poder “leer”, y aumentaría la cantidad de audiolibros.  Tendría que aprender a usar la compu con algún software de lectura para seguir trabajando.

En mi imaginación llegué hasta el momento en que me tocara viajar a Colombia. Pensé que pediría q alguien me espere en el aeropuerto y que me acompañaran todo el trayecto. Pasaron unos 30 segundos desde q me ardieron los ojos hasta estar en un avión a Colombia. En la mente todo va a la velocidad de la luz.

Ya no me arden los ojos. Estoy en cama y vuelvo a ver al celular. Recuerdo dónde está por si necesitara encontrarlo a tacto en la noche.  Tengo mi visión, audición y todos mis sentidos. Sé que en un santiamén un accidente sucede y la vida cambia. Nada más espero que si alguna vez llega a suceder, yo sea capaz de enfrentarlo y seguir adelante. ¿Mientras tanto? No volver a hacer idioteces.

 

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS