30

Martes, 12 de abril de 2011

En una semana estaré cumpliendo 30 años.

Ha sucedido tanto en estos últimos 10 años que me sentiría ridícula diciendo que el tiempo ha pasado volando. Siento que me gané mis 30. He vivido en 2 países distintos, he viajado, estudié una carrera, he trabajado en un montón de cosas, he tenido amores, aventuras y experiencias inolvidables.

Me hubiera gustado llegar a mi meta de recibir los 30 delgada, pero no sucedió. Pero pensándolo friamente tampoco estoy triste por eso.  Como que peso lo que tengo que pesar. Lo que sí es que mi vida está mucho más saludable: como menos harinas, menos dulces, menos carbohidratos simples y más vegetales y proteínas. Estoy haciendo ejercicio 3 veces por semana y mi condición física está bien.   No bajo ni un gramo de peso, pero ya eso está fuera de mis manos: yo estoy haciendo mi parte.

Ya soy miembro del Grupo Espeleológico Anthros y pronto tendremos un curso de topografía de cavernas que estoy coordinando. Hago prácticas de ascenso y descenso en cuerda y ya compré mi propio casco. Con una espeleóloga es con la que salgo a trotar en las mañanas y me ha dejado mucha satisfacción estar metida en una actividad tan aventurera.

A nivel de noviazgo pues qué les diré: el flaco se quedó en Colombia y a veces hacemos planes locos de que él se viene para Costa Rica y acá encuentra trabajo y colorín colorado, pero hay que tener paciencia con eso y no armar castillos en el aire, ir poco a poco haciendo lo necesario.

Mi trabajo me encanta y estoy haciendo varias cosas emocionantes a la vez: sigo con Global Voices, estoy trabajando escribiendo contenido para otra página independiente y también estoy de lleno con la dirección de una obra de teatro que si todo sale como planeado estrenará en mayo.   Además estoy participando de un programa de liderazgo progresista y mi área de incidencia sería en ciberciudadanía y gobierno abierto lo que me hace sonreir de oreja a oreja y me inspira a hacer más.

Mi gata me quiere más que nunca, no se separa de mi durante el día y es la mejor mascota sobre la faz del planeta: ella y yo nos entendemos bien. Me comunico constantemente con mis padres y el vivir con mi hermana está resultando mucho más tranquilo (de buena manera) de lo que pensé que sería.

Mi cumpleaños lo pasaré en Panamá con la amiga que me llevó un queque que ella misma cocinó hasta la casa de mis padres en Guácimo, Limón para mi cumpleaños hace más de 10 años. Esas cosas se agradecen de por vida.

Así que feliz cumpleaños a mi. Me siento muy satisfecha de lo que he logrado para los próximos 10 años, espero seguir haciendo cosas que me llenen, me hagan sentir útil y más importante, me hagan feliz. A los 17 me planteé que lo que quería de mi vida era ser feliz y he de confesar que lo estoy logrando.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS