Caverna Corredores

Lunes, 28 de febrero de 2011

Anoche regresamos de Ciudad Neily, en donde andaba de gira con el grupo de espeleología Anthros (GEA). A mi me encantó todo. Me pareció genial la caminata, la caverna fue increíblemente aventurera, entre otras cosas me tocó nadar en ríos subterráneos, escalar, encaramarme y pasar por un agujero del diámetro de mi cuerpo.  Salimos llenos de barro hasta las orejas y fue fantástico y maravilloso y quedé enamorada de la experiencia.

1. Planear la ruta con antelación vale oro: hay q tener en cuenta la hora pico, la presa, carreteras cerradas y puentes caídos (te estoy mirando a vos, puente de Acosta). No hacerlo puede sumarle HORAS a un viaje que ya de por sí es largo.

2. Si en las recomendaciones le piden no llevar jeans ni tenis a la caverna… No lleve jeans y tenis. Y si decide irse en tenis y jeans y se cholla toda y además se tuerce el tobillo por usar zapatos sin buen soporte, por FAVOR no haga como la María Dolores del grupo que hizo que la cargaran todo el camino de regreso al carro, para que después no tuviera ni inflamado el tobillo.

3. Un pulpo puede pasar por un orificio mucho más pequeño que él: mientras su pico cartilaginoso logre pasar, el resto del cuerpo se puede estrujar y hacerlo también. En una caverna habrá momentos en los que desearás haberle prestado más atención a los pulpos cuando te toque atravesar un orificio que a todas luces parezca tener un diámetro es más pequeño que el del pantalón que te pusiste en la mañana.

4. Algo que aprendí de caminar en ríos y cavernas: Tenés que dar todo paso con mucha seguridad. Hay muchos tramos que si la pensás demasiado, no lo lograrás porque te puede dar miedo. A veces nada más hay que dar el paso: uno de fijo ha hecho mayores distancias bajándose de una cama camarote o brincando un charco.

5. Las botas de hule son una buena compra: Con volcarla le sacás el agua, y se secan super rápido y además brindan buen soporte a los tobillos.  Según los muchachos con experiencia en la espeleología, los zapatos caros igual se desbaratan en 3 meses de estarlos metiendo en cavernas: además, si te toca comprar botas nuevas, no te costarán un ojo de la cara.

Yo me compré unas que me quedaron perfectas en la tienda, pero cuando me las fui a poner en el calor de Ciudad Neily descubrí que me quedaban un toque ajustadas: no podía meter el pie con doble media. Así que nada más usé las medias de futbol y a pesar de estar preocupada por el tamaño, salí con mis pies en excelente estado: ninguna ampolla ni laceración causada por las botas. Un éxito completo.

6. Las cavernas no son para personas fóbicas: si le tiene miedo a ensuciarse, a las arañas, murciélagos, a nadar, a los espacios cerrados o a las alturas, mejor piense en otro tipo de hobby.

7. Las barras de proteínas son buenísimas para ahuyentar el hambre durante estos paseos y son muy livianas. Con una manzana estarás listo para horas de esfuerzo, aunque parece que la opción más popular sigue siendo la lata de atún abrefácil.

8. Si el primer día usted se lastimó lo suficiente como para que la tuvieran que sacar cargada… lo lógico sería que le toque descansar el pie al día siguiente. El que usted vaya a la caminata del segundo día no nos hará pensar en que tiene poderes sobrehumanos sino en que se aprovechó de los pobres muchachos que tuvieron que cargarla el día anterior.

9. La zona sur del país todavía está muy conservada. Ríos con renacuajos y peces, y cientos de ranitas diminutas hicieron que fuera un paseo libre de zancudos y mosquitos.

10. El llevar un colchón inflable puede sonar un toque ridículo, pero hará que puedan descansar en la noche en vez de quedar más aporreados al despertarse, lidiando con piedritas y palos debajo de la tienda de campaña.

11.  Esto lo aprendí de mi amigo Edgar Rincón. Si vas a empantanarte varios días durante un paseo, no tiene sentido ensuciar más ropa de la cuenta.  Usar la ropa sucia del primer día todos los otros días es completamente aceptable. Confirmado al ver que los más experimentados también hacen lo mismo. Tal vez cambiamos camisetas y ya.

12. Pocas veces he ido a campamentos mejor organizados. El transporte entre todos, las comidas, el entrenamiento, el lugar.  Espero que se repita muchas veces en el futuro.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS