Con el sudor de mi frente

Viernes, 20 de agosto de 2010

Me encanta crear y construir. Me encanta tener ingredientes, unirlos y producir como resultado un pastel, una cena o docenas de galletas.  Agarrar un par de palitos y una bola de hilo y después de invertirle tiempo resultar con unas medias, un abrigo, una bufanda. Hacer torrecitas de legos altas altas altas me gusta, y a mi sobrino le fascina tumbarlas, así que es una buena relación simbiótica. Mi más reciente proyecto me tiene muy satisfecha: una colcha de retazos en la que usé una gran variedad de kangas que el hermano de mi cuñada ha traído de sus múltiples estadías en África.

Es la primera colcha que hago desde 0. Buscando un patrón, diseñando la distribución de las piezas, cosiéndolas entre sí y planchando después de cada costura. Ir a buscar telas para hacer los bordes y el revés, y juntarlas todas. Ahora queda la parte complicada, digo yo: la de acolchar toda la cosa para unir el frente, el “relleno” y la parte trasera.

40557_423613499798_777684798_4560914_4454095_n

¿Sabían que cuesta 150 USD mandarlo a acolchar con una máquina? La gente cobra .02 centavos de dolar por la acolchada de cada pulgada cuadrada en un diseño sencillo, y una colcha matrimonial rápidamente suma y suma.  He pensado en acolcharlo en la máquina de coser que me prestaron, pero necesito partes que no tengo. Entonces creo que me echaré la titánica tarea de acolchar todo eso a mano.  Eso, o encontrar a alguien con una máquina de acolchar en casa que me quiera enseñar a usarla. O comprar las cositas extras y aprender a usar la máquina de coser para acolchar.

45017_424714779798_777684798_4587667_290125_n

Hay gente que piensa que no tiene habilidades para crear cosas. Yo les recomendaría ensayar. Para crear no hay que ser creativo necesariamente. Se puede seguir un patrón al pie de la letra: unir punto a con sección b. Se puede cocinar apegándose a una receta. Construir con legos.  O pueden tratar de salir del área de confort y pintar algo (aunque salga feo), bailar, o aprender a modelar con plastilina. Y sé que habrá gente que nunca lo intentará, porque piensan que eso de hacer cosas es para otros y me da un poquito de tristeza por ellos.

Así que seguiré haciendo y disfrutando y creando cositas tangibles que apelan a mis sentidos.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS