Cambios de planes

Domingo, 21 de marzo de 2010

Desde hacía meses estaba emocionada con la idea de ir en este puente a Río Claro. A explorar las cavernas de los guácharos, a tirarme por el río en neumático, a caminar por el bosque, a acampar, a nadar en el río. Pero un pronóstico del tiempo que advertía de lluvias este fin de semana dañó el paseo.

Sé que no hay con quién sentir rabia, pero cada vez q miro por la ventana y veo que no cae UNA SOLA GOTA DE AGUA me da rabia. Rabia con los pronósticos que nunca aciertan. Rabia con creerle a los pronósticos del tiempo. Rabia con haber temido que la lluvia sería más de lo que podríamos aguantar. Rabia de no tener las bolas de decir “con o sin lluvia, VAMOS”.

Así que nos vinimos para el pueblo de mis papás a pasar el fin de semana, y se ha disfrutado. Comer comida casera, conversar con mamá y papá, salir a caminar y explorar los caminos veredales, el clima que ha estado ideal: ni frío ni caliente. Y ahora iremos a unos lagos a pescar y almorzar con trucha.

Espero que pronto pueda ir a Río Claro, aunque cada día que pase lo hará más difícil. Debe ser un fin de semana largo para aprovechar el viaje, pero ya casi estamos en temporada de lluvia que dificultará cualquier paseo, sobre todo a ese lugar en el que una lluvia de 2 horas cancela todas las actividades en el río, puesto que aumenta la peligrosidad de las actividades.

A veces ciertas decisiones están fuera de las manos, y otras quedan en manos de la naturaleza. Espero que la próxima semana sí pueda ir a Río Claro. Que no me deje espantar por amenazas inciertas de lluvia.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS