Kaitlin Thaney: Compartir conocimiento en las ciencias

Miércoles, 11 de noviembre de 2009

Estamos en el Seminario aCCCeso, un Seminario de Creatividad, Comunidad y Ciencia del 11 al 13 de Noviembre de 2009 en San José de Costa Rica. Pueden seguir el transcurso de la conferencia a través de identi.ca, usando el tag #aCCCeso, igual también por twitter.

KAITLIN THANEY, EE.UU.
Science Commons
Kaitlin viene de Rochester, Nueva York, y llega a los Science Commons con un pasado profundamente enraizado en políticas y noticias. Antes de estar en Science Commons, trabajaba como la coordinadora de comunicaciones para el iCampus de MIT, una alianza investigativa entre la universidad y Microsoft, centrada en las tecnologías de educación. También pasó tiempo trabajando como una practicamente en periodismo para el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa en Arlington, Virginia. Antes de eso, Kaitlin hizo su trabajo de pregrado en la universidad Northeastern, en donde recibió doble titulación – una en periodismo y otro en ciencias políticas. Sus intereses están en la publicación de acceso abierto, compartir conocimiento y asuntos de licenciamiento, y en el creciente movimiento de Open Science. Está radicada en Boston, Massachusetts.

***

[La conferencia fue dada en inglés, yo hice la traducción al español para estas notas en el blog, si hay algún error de traducción, agradecería correcciones que sean del caso! - Ed. ]Cuando se habla de ciencias abiertas hay que especificar algunos puntos: qué entendmos como Creative Commons, como Compartir conocimiento y su impacto en las ciencias.

Los creative commons hacen que compartir sea fácil, legal y adapptable, es un acercamiento integrado, y consideran que están ayudando a construir la manera de compartir conocimiento.

El “knowledge sharing” es compartir conocimiento y está a la raíz de la escolaridad y el conocimiento.  La primera parte para compartir es tener aceso: este contenido tiene que estar legalmente y técnicamente accesible.  Por ejemplo, en los usos de licencias que se dan a las bibliotecas es que no se pueden modificar, redistribuir, adaptar y hacer trabajos derivados y creativos, pero más allá de eso, no puedes hacer ingeniería retroactiva, no puedes traducir y para el conocimiento en las ciencias esto es bastante grave.

Cuando pensamos en acceso abierto,  debe ser dispinible libremente en la red, debe permitirsele al usuario leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar a los textos completos de los artículos, debe facilitarse que sea encontrado en los buscadores, pueden pasarse a software o usarlos para hacer obras derivadas, todo bajo la condición que se de reconocimiento al autor.

En las ciencias existen materiales que NO pueden ser digitales y que son partes de este compartir del conocimiento, células, ratones que brillan en la oscuridad, nuevos materiales biológicos, etc., en teoría uno podría contactar al autor y conseguir estos materiales, pero no es tan fácil: en la realidad estos materiales son difíciles de conseguir, de llenar, no hay recursos, muchas veces hay que reinventar o hacer ingeniería inversa para reactivos y estudios con los materiales. Estos materiales están bloqueados a través de contratos, burocracia y otros. Entonces buscaron cómo lograr contratos estandarizados para facilitar compartir esta información.

Entonces el contrato UBMTA, SLA, o SCMTA son acuerdos estandarizados de transferencia de materiales también llamados MTAs. Utilizan logos estándares similares a los de Creative Commons, usan esa misma metodología y también se pueden taggear.  Entonces los Creative Commons fue una manera de lograr el acceso abierto del que estaban hablando para el knowledge sharing, pero qué sucede respecto a los datos? Todavía están tratando de descubrir cuáles son las dificultades y problemas. El primero es que hay que buscar maneras más eficientes para encontrar el material: buscar en google no es una posibilidad cuando salen 189 000 resultados, por ejemplo. Entonces a nivel semántico y social también es difícil porque la gente entiende diferentes ideas por diferentes conceptos que se expresan.  Cuando se comparten ontologías y vocabularios, hay que entender todo lo que ello conlleva, usa un ejemplo para ilustrar un concepto como “taza de café” en un mapa mental… pero también inclusive hay problemas con el idioma, cada quien hace un mapa según su idioma y cultura.  Entonces o se busca la idea de tener diferentes opciones, o de tener interoperabilidad: o queremos variedad o queremos búsquedas que estén en común.

Han estado creando un vocabulario y han establecido maneras de hacer tags específicas para las ciencias, para poder hacer búsquedas similares, basadas en códigos que ya se han integrado a las investigaciones.  Todavía hay barreras sociales, hay un instinto de proteger y controlar, también otras menos egoístas como las preocupaciones éticas de control de calidad y la integridad de para qué se usará el conocimiento.

Para datos, se enfrentan a problemas de los creative commons: cómo se define algo como no comercial? como compartir igual?  Cuando se hace una búsqueda, sólo hace falta que un sólo elemento tenga una licencia sharealike para que todo el producto esté bajo esa ley, entonces, cuando juntamos muchas fuentes, la ley más restrictiva será la que gane. Lo mismo sucede con “reconocimiento”. Si hay 40 científicos trabajando en un gen, y necesito cientos… cómo se reconoce la autoría de estos trabajos? serían miles de nombres y los investigadores pueden no tener ni el tiempo ni la disposición. Y esto sin entrar en los problemas legales y de jurisdicción: cómo afectan las leyes de copyright los datos en diferentes países, si trabajo con personas en otros países, entonces ¿cuáles leyes aplican? Para citar o darle atribución a un autor, hay que definir cuál corresponde, cuál se usa, y qué los diferencias.  Reconocimiento se activa al momento de hacer una copia, pero ¿esto se aplica a “hechos” o datos? ¿Cómo se le da la atribución y se haría a todos los involucrados, aún si se acercan a los miles?  Para la citación, es más como un acuerdo de “caballeros”.

Entonces lo que ellos buscan es poder llegar al dominio público, que es la que permite el uso para cualquiera de las situaciones. Ya hay organizaciones que los usan, que han decidido usar la posibilidad de ZERO creative commons, y la idea es seguir buscando maneras de compartir datos y conocimiento.

Haz tu comentario

RSS