Ejército Nacional

Domingo, 24 de agosto de 2008

Iba en el metro sentada al lado de una señora y su hijo menos de 2 años. Hay un muchacho en fatigas militares y su mochilita de visita a la casa. El niño ve al militar y esconde la cara asustado. La mamá le pregunta: Gerónimo, le tiene miedo al policía? El niño no asoma la cara ni por milagro. Creo que le hizo gracia a la mamá, porque cuando veía que el niño se olvidaba de la presencia del “policía” (como 30 segundos) la mamá volvía a preguntarle. El militar, de no más de 18 años, buscó en su bolsillo y sacó su escarapela que dice que es del ejército y al otro lado tenía una lista del código de honor. También sacó una tarjetita colorida, bastante trajineada, sobre el ejército. Al ratito se fue acercando al niño y la mamá. Le entregó la tarjetita al niño, y le dijo “para que no vuelva a tenerle miedo al ejército”, y el niño la recibió, y se la mostró a la mamá y a la señora que iba al lado. La mamá le decía: dígale gracias al señor. El niño miraba al militar y escondía la cara, pero cuando el chico le extendió la mano, el niño se la agarró. La sonrisa del militar fue de impacto.

En ese momento pensé que el joven militar debió haberlo sentido como un pequeño triunfo personal.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS