Momma said ther would be days like this

Jueves, 1 de mayo de 2008

1. Está oscuro por fuera, la mamá se despide y se van de la casa por unos días los padres.
2. La alarma suena, pero el sueño es tan fuerte que no me puedo despegar, porque algo terrible va a suceder, como que si suelto esa madera se caerá toda la casa… que no existe porque la estoy soñando, pero ese no es el punto.
3. Finalmente seca el pegamento y me doy permiso de retirarme del sueño con la labor cumplida, no vaya a ser que deje a los habitantes de sueñolandia sin hogar. Despierto y faltan 15 minutos para entrar a clases.
4. Salto de la cama, me enredo en la cobija y caigo aparatosamente al piso. Menos mal no había guardado la otra cama y caí sobre colchón. Sino creo que me hubiera tocado hacer dientes provisionales para mi misma. Un árbol que cae en medio del bosque sin nadie que lo escuche… hace ruido?
5. No hay papel en el baño.
6. Voy a clases, alguien está sentado en mi silla. Me toca buscar otro espacio. GRRRR.
7. Hora de irme a casa. No encuentro las llaves. Vuelco el maletín. No hay llaves. Salgo a buscarlas. Pregunto. Alguien dice “ah si, alguien se las encontró y preguntó y abrió el casillero a buscar de quien eran las llaves, pero nadie supo de quien eran entonces se las llevó”.

Tenía que ser el día que no hay nadie en casa que pierdo las llaves, alguien se las secuestra en vez de dejarlas en la oficina como le sugirieron y no existe nadie más que me pueda abrir la puerta para entrar a mi hogar.

Menos mal pude conseguir el teléfono del tipo, regañar a los papás por tener un hijo bien intencionado pero bruto y agarrar taxi hasta la conchinchina para ir por las llaves. Si no esto no lo estaría escribiendo.

Ayer apestó fuertemente.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS