Planes simples

Domingo, 27 de enero de 2008

Hoy, mientras estaba tirada boca arriba bajo unos árboles, tomando limonadita frozen, con el estómago lleno y la ciudad a mis pies, pensé que debería hacer esto más a menudo.

Se aproximaba un domingo de los que acostumbro para cuando no salgo de Medellín. Es decir: tirarme a ver tele y hacer la siesta con el flaco y tal vez aventurarnos a prepararnos platillos “gourmet” como “arepa con quesito”. Hoy variamos un poco el plan, decidimos realizar un minipaseo que por meses ha sido pospuesto por mal tiempo y mal timing.

Así que unos mensajes por messenger más tarde, ya teníamos la compañía, el menú y el lugar: haríamos pic nic en el vecino Cerro Nutibara. Pasamos por sánduches, subimos al cerro y buscamos un lugarcito para sentarnos. Encontramos uno a la sombra de una escultura de Negrete, con un árbol de guyabas apenas para subirse a él. Comimos, tomamos, descansamos, jugamos cartas y observamos el paisaje con binoculares, reconociendo pedazos de la ciudad desde arriba. Cuando ya la brisa fría nos espantó de ese extremo del cerro, fuimos por un tinto al otro. Allá el panorama era diferente. Observamos animales amaestrados (humanos), observamos animales salvajes (unos gatitos) y vimos las salvajes batallas entre cometas que tienen lugar sobre el tanque de agua. Ahí deberían poner advertencias: esas cometas son peligrosas. Pasamos por ahí escondiéndonos y corriéndole a las cometas asesinas que caían en picada hacia nosotros.

Me pregunto qué otros lugares acá mismo en Medellín se prestan para actividades así, porque definitivamente me gustaría repetir.

relax

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS