los 26

Jueves, 19 de abril de 2007


Hace 26 años mi papá corrió emocionado por las calles de Miraflores comprando arreglos florales y diciéndole a cualquier persona que se le acercara : “¡son dos! ¡Son dos niñas!”, mientras levantaba sus dedos en una inconsciente señal de victoria.

Según Ortega y Gasset:

Los veintiséis años son, según Ortega, el momento en que el pensador deja de ser receptivo, acoge su propia espontaneidad y se hace cargo de sus ideas germinales. Sorprende tal rigor al abordar una sustancia imprecisa como la vida humana. Ortega es consciente de ello, pero no da razón ni explicación: en su insistencia tan sólo restringe el alcance de la afirmación a los “pensadores” o “intelectuales”, admite cierta “holgura” en la edad y nos remite a su propia experiencia o al análisis empírico: “Búsquese en la biografía de los pensadores y se hallará que con sorprendente frecuencia es la fecha de sus veintiséis años aquella en que dentro de ellos hicieron su germinal presentación los motivos intelectuales que van a ser más tarde su obra original” (OC VIII [58], 34).

En el “Prólogo para alemanes” de 1934 (OC VIII [58]), escrito a los cincuenta y un años, concreta la edad en tres ocasiones: “…al llegar a los veintiséis años –fecha que suele ser decisiva en la carrera vital del pensador- no era ya neokantiano.” (p. 32), “…andábamos en torno a los veintiséis años, una fecha decisiva en la evolución intelectual de la persona…” (p. 34), “Los veintiséis años –entiéndase, claro está, con alguna holgura la cifra- es el momento de más esencial partida para el individuo.” (p. 42)

Los 25 me gustaron, creo que me gustarán más estos 26.

El 19 de abril según la wikipedia.

Comentarios:

Haz tu comentario

RSS